Hace poco escuche un fragmento en una película que dice:

“Sólo a través del dolor, puedes alcanzar tu grandeza. Aquel que no ha sido destrozado, no tiene valor por sí mismo y no tiene cabida en este mundo”.

“Están dormidos: Tú no eres como las demás, tu corazón es puro !Regocíjate! Los quebrados son los más evolucionados”(1).

(Recuerden siempre “escudriñadlo todo y retened lo bueno”. 1a. Tesalonicenses 5:21)

Hay un sin fin de costumbres en las que cree el mundo, desde las más complejas hasta las más absurdas, cada una de ellas su origen no es el importante, porque muchos no saben el por qué la siguen. Lo importante es lo que obtienen por medio de esas costumbres, pero ¿De dónde surgen esas costumbres?¿Tienen algún fundamento verdadero y justo?.

Muchas fiestas y costumbres se festejan y han sido celebradas en el mundo, cada país y cultura tiene sus fechas, características y formas de cómo celebrarlas. Lo más importante es que tienen un propósito, muchos de ellos los ignoramos por que al paso del tiempo se han perdido. Hay otros que los podemos conocer, pero no son significativos, tal vez lo que nos llame la atención no es el objetivo que tenga la celebración sino el colorido, la gente, las luces, etc.