“Empero  Dios,  habiendo  disimulado   los  tiempos  de esta  ignorancia,  ahora  denuncia  a  todos  los  hombres  en  todos  los  lugares  que  se  arrepientan:”.  (Hechos 17:30)                                                                                                                         

Si  analizamos  un  poco  y  con  detenimiento  las  Escrituras,  veremos  EL  PROPÓSITO  DE  DIOS  PARA  LOS  HOMBRES  :  Dios  no  quiere  que  los  hombres  se  pierdan,  su  amor  por  nosotros,  su  creación,  la  raza  humana,  es  infinito.  La  demostración  suprema  de  su  amor  divino  fue  personificada  en  su  Hijo   Amado  .”Porque  de  tal  manera  amó  Dios  al  mundo,  que  ha  dado  a  su  Hijo  Unigénito,  para  que  todo  aquel  que  en  Él  crea,  no  se  pierda,  mas  tenga  vida  eterna” (Juan 3:16).

“Que  no  quiero  la  muerte  del  que  muere,   dice  el  Señor  Jehová; convertíos pues,  y  viviréis” (Ezequiel18:32)

¿Qué  es  entonces  lo  que  impide  que  los  ricos  sean  salvos?  Veamos  la  causa:  “Porque  el  AMOR  al  dinero  es  la  RAÍZ  de  toda  clase  de  mal;  y  hay  algunos  que,  por  AMBICIONAR,  se  han  desviado  de  la  fe  y  han  llenado  de  SUFRIMIENTO  sus  propias  vidas” (1ª.  Timoteo 6:10  Versión  popular).

Los  que  aman  el  dinero  y  ponen  en  él  su  confianza,  son  los  que  tropiezan  con  la  salvación  de  su  alma (Lucas 12:15)  Dios  no  ha  prohibido  la  entrada  a  su  reino  a  los  ricos;  son  ellos   los  que  se  alejan  de  Dios  confiados  en  sus  riquezas.

¿El  reino  de  Dios,  es  solamente   para  los  pobres?   Hay  un mal  entendimiento  que  es  necesario  aclarar;   Muchos  hombres  y  mujeres,  creen  que  por  el  hecho  de   ser  pobres  en  bienes  materiales,  tienen   franca  la  entrada  al  reino  de  Dios.  Ha  habido  en  la  Historia,   ricos  que  se  hicieron  pobres  para lograr   tal  objetivo;  sin  embargo  todo  esto   es  un  lamentable  error.  Examinemos  dos  pasajes  bíblicos  mal  entendidos: “ Bienaventurados  los  pobres  en  espíritu:  porque  de  ellos  es  el  reino  de  los  cielos” (Mateo 5:3) “Hermanos  míos  amados,  oíd: ¿No  ha  elegido  Dios  los  pobres  de  este   mundo,  ricos  en  fe,  y  herederos  del  reino   que  ha  prometido  a  los  que  le  aman? (Santiago 2:5)

¿Qué  quieren decir  exactamente  estos  dos  pasajes?  Primero:  Mateo  5:3 no  se  refiere  a  la  pobreza  material,  sino  a  la  pobreza  del  alma;  esto  es  en  otras  palabras ,  que  todo  aquel  que   no  confía  en  sí   mismo,  ni  se  cree  autosuficiente,  y  que  al  mismo  tiempo  reconoce  su  bajeza  y  su  condición  como  hombre  pecador,  confía  sólo  en  Dios,  de  quien  obtiene  todas  las  riquezas  espirituales  y  las  necesidades  de  su  alma.

El  segundo pasaje  bíblico,   alude  a  los  pobres  de  este   mundo,  pero   RICOS  EN  FE,  los  herederos   del  reino  son  pues,  no  los  pobres  por  su   pobreza,  ni  los  ricos  por  sus  riquezas,  sino  LOS  QUE  RECONOCEN  SU  NECESIDAD  ESPIRITUAL  Y  LOS  QUE  SON  RICOS  EN  FE, como  dicen  los  textos  bíblicos.

Examinando  la  parábola  de  la  Red  vemos  una  clara  similitud  con  el  análisis  anterior: “Además,  el  reino  de  los  cielos  es  semejante  al  tesoro  escondido  en  el  campo,  el  cual  hallado,  el   hombre  lo  encubre,  y  de  gozo  de  ello  va,  y  vende  todo  lo  que  tiene,  y  compra  aquel  campo” (Mateo 13:44). Este  pasaje  nos  trae  a  la  memoria  otro  con  distinto  personaje: “También  el  reino  de  los  cielos  es  semejante  al  hombre  tratante,  que  busca  buenas  perlas,  que  hallando  una  preciosa  perla,  fué  y  vendió  todo  lo  que  tenía,  y  la  compró (Mateo  13:45,46).

Aquí  vemos  a  los  dos  personajes  ejemplificados:  el  Pobre,  que  vendió  todo  lo  que  tenía  por  adquirir  el   tesoro  escondido  en  el  campo; el  Rico  como  ese  negociante,  que  encuentra  una  perla  excepcional,  y  hace  lo  necesario  para  poseerla.  Ambos   quieren tener  el  reino  de  los  cielos,  por  lo  mismo  es  necesario renunciar  a  todo  para  poseerlo.

FINALMENTE,  concluimos  diciendo  que  el  reino  de  Dios    es  para  pobres  y  ricos. No  por  ser  pobres  o  ser  ricos,   tendrán  acceso  al  reino  de  Cristo   y  de  Dios,  sino  sólo  podrán  acceder  aquellos  que  hagan  la  voluntad  de  nuestro  Padre,  ese  será  heredero.  Dios  no  quiere  que  los  hombres   se  pierdan,  sino  que  se  arrepientan  de permanecer en el pecado.

Reedición Boletín Bethesda AÑO 16 No.535 08 DE MAYO DE 2010   
0
0
0
s2smodern