¡Gracias a Dios! algo que es común escuchar, las personas le dan gracias a Dios por diversas cosas: por la salud, por los hijos, el trabajo, la diversión, etc. La frase es grata escucharla, significa que la persona que la dice, está consciente que hay un ser al que debemos agradecer por todo. La misma Biblia nos enseña a ser agradecidos con nuestro Dios. “Dando gracias siempre de todo al Dios y Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” Efesios 5:20.

<a href='https://www.freepik.com/free-photo/mother-thanking-daughter-for-gift_2146749.htm'>Designed by Freepik</a>La acción de agradecer es bueno, pero ¿qué piensa Dios acerca de agradecer? Veamos lo que nos enseña su palabra: Dice pues el Señor: Porque este pueblo se me acerca con su boca, y con sus labios me honra, mas su corazón alejó de mí, y su temor para conmigo fué enseñado por mandamiento de hombres Isaías 29:13.

El agradecimiento no solo debe ser de palabra, siendo para Dios, la mejor forma que tenemos para estar agradecidos delante de Él son nuestras obras. el obedecer antes que el decir, porque de dichos podemos decir que le damos gracias a Dios y que la realidad sea que somos malagradecidos, porque no retribuimos todo lo que nos ha dado, no es que Dios nos cobre de alguna manera sus bendiciones, pero la intención de nosotros es de agradecerle, así que hay que hacerlo adecuadamente.

Y Samuel dijo: ¿Tiene Jehová tanto contentamiento con los holocaustos y víctimas, como en obedecer á las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atención que el sebo de los carneros. 1a. Samuel 15:22

El obedecer y prestar atención a las palabras de Dios, al entender que nuestras obras delante de Dios son las acciones de gracias que hay que llevarle para que sepa que con mucho valor tenemos todo lo que hace por nosotros.

Lavad, limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de ante mis ojos; dejad de hacer lo malo:Aprended á hacer bien: buscad juicio, restituid al agraviado, oid en derecho al huérfano, amparad á la viuda. Isaías 1:16,17

Agradecer a Dios es trabajar con nuestro prójimo y regresar un poco de lo que nos ha dado, porque al que vemos (nuestro prójimo) es nuestro vínculo con Dios que no vemos.

Primeramente, doy gracias á mi Dios por Jesucristo acerca de todos vosotros, de que vuestra fe es predicada en todo el mundo. Romanos 1:8 = Damos gracias a Dios por todo lo que nos acompaña, que es el resultado del trabajo en la predicación del evangelio, los resultados por las acciones que requieren de nuestro esfuerzo, nuestra fe trabajando en las promesas que nos hizo el hijo de Dios. El versículo 21 de este mismo capítulo de Romanos dice: “Porque habiendo conocido á Dios, no le glorificaron como á Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fué entenebrecido.” Que bueno ser agradecidos con Dios, pero el agradecer no es solo de palabra sino también de hecho.

Mas á Dios gracias, el cual hace que siempre triunfemos en Cristo Jesús, y manifiesta el olor de su conocimiento por nosotros en todo lugar. 2a. Corintios 2:14 La recompensa de nuestro obedecer es el vencer, no en los deseos de nuestra carne, sino en los tesoros que a vida eterna permanecen, que son los tesoros en el cielo, de esta manera sobreabunda la gracia de Dios sobre nosotros, que nos recompensa cada ocasión que nuestro agradecimiento viene acompañado de acciones.

El buen sentido del agradecimiento porque reconocemos que sin Dios no podríamos hacer nada de nuestra propia voluntad, con Él no hay nada que nos sea imposible, damos gracias a Dios el conocimiento que guarda nuestro corazón, que ya no somos de labios honrando y pidiendo a Dios que nos siga bendiciendo solo porque somos sus hijos. Pedimos a Dios que nos siga bendiciendo porque su obra es grande y eterna y lo necesitamos de nuestro lado para que prosperen nuestros caminos.

Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. Filipenses 4:6

 

0
0
0
s2smodern