Designed by Freepik

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. 
Santiago 1:19-20 

0
0
0
s2sdefault

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.  Mateo 18:21-22 

Uno de los retos  que tenemos como personas es aprender a perdonar y a pedir perdón, ambos son igual de difíciles.  Jesús nos exhorta a perdonar las veces que sea necesario, hagamos ese intento, confesando nuestras faltas a Dios, perdonándonos primero a nosotros mismos. Pues si reconocer mis faltas y pedirle perdón a Dios por ellas, entonces también podré perdonar las faltas de los demás, porque nadie es perfecto.

0
0
0
s2sdefault
Abraham y su elección de serle fiel a Dios

Si bien en cada estudio hemos tenido una secuencia, en el presente lo será con mayor razón. Conoceremos una pequeña parte de la vida de Abraham, un siervo de Dios que se caracterizó por mostrar una gran FE. Dios le llamó  "Amigo"; un título que expresa la gran comunión que tuvo Abraham con DIOS. También veremos en este estudio, cómo los acontecimientos del Antiguo Testamento nos manifiestan y/o profetizan la Gloria de Jesús que lo lo expresa de esta manera al llamarle la atención a escribas y fariseos:

• "ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis. 
Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;" 
Juan 5:38-39 

0
0
0
s2sdefault

En el estudio anterior adquirimos conocimiento general del tema, basado en sus características, es probable que nos hagamos la pregunta: ¿Cómo debo Orar? Nuestro Señor Jesucristo nos enseña la oración con el ejemplo. Hay uno que es conocido por nosotros como El Padre Nuestro. Estudiaremos este modelo de oración como referencia para cada uno de nosotros; la intención es que al comprender el objetivo de la oración que nos enseña nuestro Maestro Jesús, nuestras oraciones personales adquieran madurez. 

0
0
0
s2sdefault

Conversar con Dios por medio de la Oración es un hábito muy poderoso que debemos desarrollar en nuestras vidas. Al ser un hábito, requiere practicarse de manera continua hasta llegar a sentir una gran conexión con nuestro Dios. 

La Oración es un momento muy íntimo en el cual debemos evitar distracciones de cualquier tipo, tenemos que ser conscientes que nos estamos dirigiendo a Dios y a su hijo amado Jesús; por lo tanto, la Oración es un momento de profundo respeto y prudencia de nuestra parte, en el cuál le expresamos a Dios nuestros agradecimientos, nuestras victorias personales y por supuesto también nuestras necesidades.

0
0
0
s2sdefault