"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." 

Juan 3:16 

En este Microestudio analizaremos dicha cita y veremos por qué es tan importante.

"Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo." Santiago 3:2

Este es nuestro punto de partida en el que reconocemos que de algún modo hemos ofendido a alguien, pero la perfección y el dominio propio se dan cuando somos respetuosos con las personas y evitamos decir una mala palabra.

"Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo:
Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?
Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento." Mateo 22:35-38
Amar a Dios la respuesta que Jesucristo le dio al maestro de la ley que quería meterlo en problemas. Los doctores de la ley estaban acostumbrados a saber el número de preceptos y estatutos que estaban escritos, tal vez muchos de ellos aprendidos de memoria y recitados al pie de la letra, (613 preceptos mandamientos, leyes, estatutos, incluidos los diez mandamientos) del Antiguo Testamento, pero que con todo ese conocimiento habían olvidado la esencia de la ley.

El siguiente Micro Estudio trata sobre la "Paz en nuestras vidas", haremos un recorrido en el cual observaremos la importancia de ser facilitadores de la Paz con los que nos rodean, la Bendición de Dios llueve en nuestras vidas cuando somos Pacificadores.

"Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro."
Romanos 8:38, 39 

Resulta que cuando intentamos acercarnos a DIOS y a su hijo unigénito Jesús, todo empieza a conspirar para evitar ese acercamiento. Desde una persona que se acerque a ti para modificar tu intención, hasta una serie de eventos que surgen aparentemente de la nada y desde nuestra perspectiva son para no acercarnos al conocimiento de Dios.