El pueblo de Israel siempre contó con la bendición de haber sido el pueblo elegido por Dios, un pueblo que por amor escogió de todo el resto de la tierra. Lo eligió para hacer un pacto; les daría leyes escritas en sus corazones para que las guardaran. Tendrían por recompensa la vida eterna y la tierra por heredad.

Muchas iglesias conocen las fiestas de Dios como Pascua, Pentecostés y Cabañas, sea la denominación que sea las razones que tienen para no observar estas solemnidades, es que las consideran un rito que quedó enclavado en la cruz. La fiesta de Cabañas dicen que es una fiesta judía y solo es para ellos festejarla. Uno de los argumentos que se escuchan es que Dios mismo descartó las solemnidades por lo que mencionan los profetas Amós, Oseas e Isaías. Además de encontrar en el libro de Nehemías que en apariencia se suspende esta fiesta de cabañas por algún tiempo.

Travel photo created by bedneyimages - www.freepik.com

Si realizáramos una línea de tiempo de todo el tiempo en el que el mundo ha estado en guerra, nos encontraríamos con datos desastrosos, el mundo ha estado en guerra desde que ha sido creado, la Biblia nos menciona el primer asesinato registrado cuando Caín mató a Abel su hermano, la respuesta de Caín cuando Dios le preguntó de su hermano es un reflejo del mundo en nuestros días, la respuesta fue: “Y Jehová dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano?” (Génesis 4:9)

Designed by Freepik

El Espíritu Santo de Dios, es el cumplimiento a una de las promesas más importantes que nos hizo nuestro Señor Jesucristo antes de partir a la diestra del Padre. La promesa fue que ya no estando él con nosotros habría otro Consolador, el espíritu de verdad el cual el mundo no le conoce, porque iba estar con nosotros y estar en nosotros (Juan 14:15-18).

"Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, desciende del Padre de las luces, con el cual no hay cambio ni sombra de variación."

Santiago 1:17

De un cuento puede haber un sinfín de versiones, cada una con sus detalles. Cambiando la versión a la interpretación del autor, con el paso del tiempo no podemos asegurar cómo fue que inició la historia si es que el autor original no se encuentra presente. Con tanta confusión, los lectores podemos pensar que los escritos pierden veracidad y que nadie puede verificar si lo que está escrito realmente pasó, está pasando o pasará.