“Que  en  aquel  tiempo  estabais  sin  Cristo,  alejados  de  la  república  de  Israel,  y  extranjeros  a los  pactos  de  la  promesa,  sin  esperanza  y  sin  Dios  en  el  mundo.  Mas  ahora  en  Cristo  Jesús,  vosotros  que  en  otro  tiempo  estabais  lejos,  habéis  sido  hechos  cercanos  por  la  sangre  de  Cristo.”

                                                                                                      (Efesios 2: 12,13)

Dios  ha  dado  a  su  pueblo  el  don  más  grande  que podamos  imaginarnos:  su  amor  ilimitado,  el  cual  ha  comprobado  y  demostrado  mediante  el  sacrificio  personal  de  su  Hijo.  Cuando  pensamos  en  la  cruz  de  Cristo,  nos  vemos  cara  a  cara  con  el  tema  central,  el  propósito  mismo  de  nuestra  vida.  Dios  nos  ha  redimido   de  una  vida  inútil,  carente  de  esperanza  y  sentido,  para  que  participemos de  una  nueva  vida  en  su  reino.

Con  esta  nueva  ciudadanía,  el  odio,  la  envidia,  y  los  prejuicios  han  sido  reemplazados  por el   amor.  La  desesperación  ha  dado  paso  a  la  esperanza  y  el  valor.  La  venganza ha  sido  suplantada  por  el  perdón,  la  codicia  por  la  bondad,  y  la  intolerancia  por  la  misericordia.  El  Dios  que   nos  dio  vida  verdadera  mediante  la  fe  en  su  hijo  nos  llama  a  tener  ese  mismo  amor  en  nosotros  y  a  expresarlo  a  nuestros  semejantes.  La  cruz  de  Cristo, pues,  se  convierte  en  punto  de  referencia  para  todo  cristiano.  Vivimos  en  la   sombra de  aquella  gran  manifestación   del  amor  infinito  de  Dios.  Cuando  nos  vemos  ante  las  difíciles  decisiones  morales  que  se  nos  presentan  en  la  sociedad  moderna,  la  realidad  sin  paralelo  de  aquello  que  la  cruz  simboliza,  nos  llena  del  poder  de  Dios  mediante  Jesucristo,  el  poder  que  nos  permite  seguir  los  pasos  de  Jesús,  quien  dio  su  vida   por  nosotros.

Con  la  cruz  de  Cristo  como  punto  de  referencia  en  nuestra  vida,  podemos  llevar  una  vida   de  “...amor,  como  también  Cristo  nos  amó,  y  se  entregó  a  sí  mismo  por  nosotros,  ofrenda  y  sacrificio  a  Dios  en  olor  suave” (Efesios  5:2)

Mediante  la  Cruz,  Jesús  derrotó  rotundamente  las  obras  del  diablo.  Tomó  sobre  sí  todos  los  pecados  de  la  humanidad,  y  al  hacerlo,  rompió  el  yugo  de  la  esclavitud  humana  y  la  corrupción  y  la  maldad.  Y  su  victoria  absoluta  fue  declarada  en  supremo  poder  espiritual  mediante  su  resurrección  (Romanos  1:3,4).

En  nuestra  Mente  y  corazón,  está  grabada  una  verdad:  Dios  nos  ama  hasta   el  punto  de  haber  entregado  a  su   hijo  por  nosotros.  Gracias  a  ello  nos  llenamos  de  valor   para  afrontar  las  dificultades  del  presente  y  tenemos  la  vibrante  esperanza  de  un  futuro  mejor  para  la  humanidad,  desde  luego  todo  ello renovado  constantemente  por  la  fe  en  aquel  cuya  sangre  nos  limpia  de  todo  pecado.  (Filipenses  4:13; 1ª Juan 1:7).

Cuando   necesitemos  ayuda  espiritual  para  seguir  adelante,  recordemos  la  prueba  absoluta  del  amor  insondable  de  Dios: la  cruz  de  Jesucristo.  Y  recordemos  que  Jesús  no  se  quedó  en  la  cruz,  sino  que  resucitó  y  ahora  está  “…a  la  diestra  del  trono  de  Dios” (hebreos  12:2),  habiéndonos  redimido  para  Dios  mediante  su  sangre. “ Y  cuando  hubo  tomado  el  libro,  los  cuatro  animales  y  los  veinticuatro  ancianos  se  postraron  delante  del  Cordero,  teniendo  cada  uno   arpas,   y  copas  de   oro  llenas  de  perfumes,  que  son  las  oraciones  de  los  santos:  Y  cantaban  un  nuevo  cántico, diciendo:  Digno  eres  de  tomar  el  libro,  y  de  abrir  sus  sellos;  porque  tu  fuiste  inmolado,  y  nos  has  redimido  para  Dios  con  tu  sangre,  de  todo  linaje  y  lengua  y  pueblo,  y nación;  (Apocalipsis 5:8,9).

Al  ver  claramente  lo  que  Dios  ha   hecho  por  nosotros,  no  podemos   menos  que  adorarlo  y  honrarlo  guardando  su  mandamiento  de   amarnos  unos  a  otros.  En  términos  prácticos,  si  a  Usted  le  es  difícil  perdonar  a  su  cónyuge,  a  su  hermano,  etc.,  Si  lucha  con diversos pecados.  Si  está  envuelto(a)  en  tácticas  de  negocios  indebidas, ¡recuerde  la muestra  de  amor  que  Dios  nos  dio!

Jesús  dijo: “Y  yo,  si  fuere  levantado  de  la  tierra,  a  todos  traeré  a   mí  mismo”. (Juan  12:32) Dios  nos  atrae  a  Jesús  cuando  nos  convertimos;  pero  además,  todos  debemos  sentirnos  siempre  atraídos  a  ese  suceso  trascendental  como  nuestro  punto  de  referencia  indispensable  para  la  vida  verdadera.  “la  cruz  de  Cristo”   hecho  que  refrenda  el  gran  amor  del   Creador  y  su  hijo,  y  que  además  da  valor  y  ánimo  para  resistir  hasta  el  final  la  buena  batalla  de  la  fe.

Reedición del boletín Bethesda Año 17 No. 561 
0
0
0
s2smodern