“Y El os declaró su pacto, el cual os mandó poner por obra: esto es, los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra.”

Deuteronomio 4:13

Bíblicamente tenemos leyes que hay quienes piensan que no siguen siendo vigentes; aunque fueron escritas en el año 1941 a. de C., si las analizamos tienen vigencia en nuestro días y como son emitidas por Dios esas leyes son perfectas. El problema principal desde esos tiempos y en el presente, somos nosotros mismos que alteramos y no respetamos las leyes; por ello vamos analizar la vigencia actual de ese decálogo que dio nuestro Dios a Moisés en un monte y que escribió en dos tablas de piedra para que fueran leídas delante de las naciones.

Cuando nos han contado el origen de la humanidad tal vez nos hemos topado con algunas teorías acerca de este tema, una de las más contadas por nuestros profesores en la escuela es la teoría de Darwin y “El origen de las especies”. Un punto importante a tomar en cuenta es el proceso de la ciencia para adquirir un conocimiento.  

Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habitasen sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los términos de los habitación de ellos; Para que buscasen á Dios, si en alguna manera, palpando, le hallen; aunque cierto no está lejos de cada uno de nosotros: Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como también algunos de vuestros poetas dijeron: Porque linaje de éste somos también.  

Hechos 17:26-28 

Tal vez en algún momento nos hemos preguntado ¿en qué lugar del universo me encuentro yo? Los científicos han buscado el origen del universo a través de estudios que permiten ver el inicio de la vida y de la creación, podemos comparar lo que nos enseña la Biblia con los conocimientos que encuentras en el mundo científico.