La  humildad  es  la  escalera   por  medio  de  la  cual  uno  es  capaz  de  alcanzar  cualquier  otra  buena   cualidad.  Constituye  el  primer  paso  en  el  aprendizaje  de  la  reverencia  a    Dios  y  el  cumplimiento  de  sus  Mandamientos.

Así pues,  si  una  persona  es  rica,  constantemente  se  le  brindarán  las  oportunidades  para  hacer  el  bien, dar  caridad.  Si  esa  persona  es  humilde  y  modesta,  de  continuo  agradecerá  a  Dios  por  haberle  proporcionado  la  posibilidad  de  ser  caritativo,  incluso  si  hace  muchas  buenas  obras,  tendrá  conciencia  de que  lo  que  está  haciendo  es  una  milésima  parte  de  lo  que  Dios  hace  por él.

La  humildad  puede  expresarse  de  muchas  maneras,  sin  embargo,  la  verdadera  humildad  se  manifiesta  por   medio  de  seis   rasgos.  Si  un  individuo  posee  estas  características,  entonces  se  puede  decir  de  él  que  es  humilde:

1.-  Cuando  una  persona  se  entera  de  que  su  prójimo  lo  ha  insultado,  hablando  mal  de  él,  calumniado,  y  a  pesar  de  que  posee  los  medios  para  vengarse  de  él,  no  toma  ningún  tipo  de  represalias  contra  esa  persona.

2.-  Cuando  ocurren  problemas,  la  persona  humilde  los  acepta  con  amor.  Quizás  su  mercancía  se  ha  perdido en  el  mar,  sus  negocios  van  de   mal  en  peor,  ha  sido  estafado  o  tanto  él  como  su  familia  sufren  enfermedades;  aún  así,  no  se  quejará  de  lo  que  le  acontece  y  asumirá  que  estas  desgracias  le  han  venido  a  causa  de  sus  pecados.  La  persona   orgullosa,  por  el  contrario,  piensa  que  nunca  ha  hecho  nada  mal.  Se  considera  perfecta  a  si  misma,  y  piensa  que  no  se  merece  que  le  ocurra  nada  malo.  A  resultas  de  esta  actitud,  peca   ante  Dios.

3.-  Cuando  la  gente  lo  alaba  por  el  bien  que  ha  realizado,  se  siente  mal  por  ello.  Podrían  alabarlo  por  su  conocimiento  de  la  Torá  o  porque  ha  dado    mucha  caridad,  pero  él  no  deja que  eso  se  le  suba  a  la  cabeza.  Constantemente  tiene  presente  que  cualquiera   que  hayan  sido   los   actos  realizados,  no  constituyen   sino  una  milésima  parte  de  lo  que  debe  hacer.  Además,  si  la  gente  le  dedica  alguna  alabanza  inmerecida,  él  las  calla,  enfatizándoles: “Lo  que  estáis  diciendo  de  mí  no  es  cierto”.  No  desea  que  la  gente  le  suponga  cualidades  que  no  posee.

4.-  Una  persona  humilde  puede  tener   todo:  puede  ser  rica,  inteligente,  exitosa  y  respetada    por  todos,  pero  aún   así  no   siente  vergüenza  alguna  en  hablar  con  los  individuos  mas  bajos,  conversar  con  los  pobres – los  cuales  están   abatidos  y  son  sencillos -, asociándose  con  ellos  y  tratándolos  como   si  fueran   sus  iguales.

5.-  Cuando  sabe  que  ha  pecado,  no  siente  vergüenza  de  confesar   que  ha  hecho  algo  impropio.  Si  ha  perjudicado   a  alguien,  ya  sea  en  su  reputación  o  en  sus  finanzas,  lo  admite  sin  excusa  y  hace  todo   lo  posible  por  reparar  su  error  y  pedir  disculpas.  En  cambio  cuando  una  persona  es  orgullosa,  a  pesar  de  que  la  gente  le  intente  explicar  que  ha  hecho  mal- y él  mismo  comprenda  que  se  tiene  razón-  ,  su  soberbia  lo  hace  ser  terco  y  busca  la  forma   de  justificarse.  Por  ello,  cuando  ha  avergonzado   a  alguien,  nunca  se  le  ocurre    pedir  disculpas.  Debido  al  orgullo  que   tiene,  piensa  que  nadie  es  mas  grande  que  él  y  por,  lo  tanto  no  es  propio  de  una  persona  importante  el  disculparse  ante  sus  inferiores.

6.-  Siempre  habla  callada  y  dulcemente,  incluso  con  los  miembros  de  su  propia  casa,  y  con  mayor  razón  con  la  demás  gente.  Tampoco  se  enoja  por  motivos  triviales,  sobre  todo   cuando  se  trata  de  actitudes   que  pueden  ser  rectificadas.

Estos  son  los  rasgos  básicos  a  través  de  los   cuales  uno  puede  llegar  a  alcanzar   la  humildad.  Si  una  persona  se  conduce  conforme  a  ellos,  toda  su  vida  estará  sana,  tanto  física  como  mental – y  espiritualmente –

Además  de  esto,  una  persona  verdaderamente  humilde  se  convierte  en  el  amo  de  la  salud.  La  medicina  misma  reconoce  que  la  humildad  es  altamente  benéfica.  Cuando  un  persona  es  orgullosa,  siempre  se  siente  insatisfecha  y  desanimada.  Aún  si  adquiere  una  alta  posición,  no  se  siente  satisfecha  con  él,  pues  siempre  considera  que  no  está  recibiendo  lo  que  merece.  Una  persona  humilde,  por  el  contrario,  no  presta  atención  a  esas  banalidades,  y  por  ello  siempre  está  satisfecha  y  contenta,  sin  albergar  jamás  SENTIMIENTO  DE  RENCOR.  Obviamente,  no  queremos  decir  que  la  gente  debe  ser  tan  humilde  que  esté  desprovista  de  emociones.  Sin  embargo,  tampoco  debe  de  prestar  atención  a  los  problemas  que  otros  causan,  con  lo  anterior  evitará  una  muerte  prematura. 

Porción tomada de: Torah Anthology : The Twelve Tribes (Me'Am Lo'Ez Series by Yaakov Culi (1978-06-01) de Yaakov Culi.