Antes  de  considerar  en  particular  este  verso,   veamos  lo  que  el  salmista   plantea  cuando   menos  en  los  primeros  15  versículos,  y  en  ellos  notaremos   como  David  tres  veces  utiliza   la  palabra  “buscad” : “Gloriaos  en  su   santo  nombre: Alégrese  el  corazón  de  los  que  buscan  a  Jehová.  Buscad   a  Jehová,  y  su  fortaleza:  Buscad  siempre  su  rostro. ”   (Salmos  105:3,4)

Después  que  estos  versos  de  alabanza  fueron  mencionados  por  el  Salmista,  hace  un  recuento  de  la  historia  de  los  hijos   de  Israel .   Tres  personajes   sobresalientes  viene   a  la  vista:  José,  Moisés   y   Abraham.   José  está  como  el  centro  de   la    familia   de  Dios.   Luego  la  Historia  que   se  centra   en  Moisés   lega  ante  nosotros.   David  recuenta   las  obras  maravillosas   de   Dios,  a  favor  de  su  pueblo  y  finalmente,   habla   del  gran  Éxodo   fuera  de   Egipto.  “ Y   sacólos  con  plata  y   oro;   y    no  hubo  en  sus  tribus   enfermo.”

Fue  algo   completamente  justo   que  ellos   salieran  de  Egipto   tomando   toda  la  plata  y  el  oro,  porque  toda  la  nación   había   sido  obligada   a  servir   por  mucho   años,   en  medio   de  la   esclavitud  sin  recibir   remuneración  alguna.

El  texto  central  de  este   tema   cita  algo   que  suena   increíble,  nos   es  dicho   que   en  esa   muchedumbre   que  Moisés   guió  fuera   de   Egipto  y  del  otro   lado  del   mar   rojo,  no  hubo   enfermos  entre   ellos.  En  una  muchedumbre  tan  basta  como  esa,  no  es  difícil   que  siempre  haya  gente  lastimada:  ciegos,   enfermos,  o  muy  ancianos.  Aún  así,  aquí   nos  es  dicho   que  no  hubo  ningún  enfermo.   La   nación  nunca   estuvo   mas   sana  que   cuando   salió  de  Egipto.   Dios   había    equipado   plenamente   a  su  pueblo  para   la  jornada   que  iban  a   hacer

No  hubo  nadie  en  esa  marcha  que   se   quedara  atrás;   nadie  que   tuviera   que   ser  llevado   a  hombros   o   remolcado  por  fatiga.  En  este   éxodo  quedó   anunciada   la  profecía   hermosa   de  una  era   que  viene   en  la  historia   del   mundo,  la  cual  no  conocerá  debilidades   físicas,  pobreza  ni   dolor.  Será   una   era   introducida  por  la   aparición  personal  de  nuestro  Señor   Jesucristo.  Cuando  Él  venga   quitará   la  maldición  de  la  tierra,  y  toda  su  creación  será  librada   de  la   servidumbre   de  corrupción.  (Isaías  35:4-6) dice: “Decid   a  los   de  corazón   apocado:  Esforzaos,  no  temáis;   he  aquí  que  vuestro  Dios  viene    con  retribución,   con  pago;  Dios   mismo  vendrá,  y  os   salvará:   Entonces   los  ojos   de  los  ciegos   serán  abiertos,  y  los  oídos  de  los   sordos   se  abrirán.   Entonces  el cojo   saltará  como  un  siervo,  y  cantará   la  lengua   del  mudo;   porque   aguas   serán   cavadas   en  el  desierto,  y  torrentes  en  la   soledad. “Esto  nos  dice  que  no  habrá   ningún  enfermo   en  esos  días   en  el  pueblo  de  Dios.”

Hay  otro  milagro  en  la  Historia   de  Israel   en  el  desierto.  De  esto  leemos  en  Deuteronomio  29:5   El  milagro  es  que  las  ropas  de  los  hijos   de  Israel  no  se  envejecieron.  Recordemos  que  las  cosas   que  Dios  hizo   en  Israel  son  grandes  y  maravillosas  y    muchas  van  más  allá   de  la  comprensión  humana.

¿No  sería  maravilloso   si  pudiéramos  decir  que   no  hay  ningún  enfermo  en  el  pueblo  de  Dios  en  nuestro   tiempo?   Lo  del  pueblo  de  Israel  es  histórico,  la  Iglesia  de  Dios   hace   su  Historia  hoy.  Las  cosas  que  le  sucedieron  a   Israel  son  enseñanza  para  nosotros.  En  realidad,   en  nuestra  Iglesia  son  pocos  los  casos   de  enfermedades  incurables  como  el   cáncer, el  sida,  lepras, etc.  Las  enfermedades  fuertes  raramente  nos  afligen, Dios es  bueno  con  los  que  siguen  su  palabra.

Si  deseamos  que  se  cumpla   en  nosotros  el  contenido  profético  de  este  pasaje,  debemos  considerar   que  no  debe  haber  enfermos  en  la  Iglesia  De  Dios  en  los  siguientes  aspectos: 

Ningún  enfermo  en  la  fe: Si  hay  enfermos  en  la  fe,  no  puede  haber  sanidad  en la  Iglesia.  Si  no  creemos  con  todo  nuestro   corazón  en  nuestra  causa  y  en  el  Señor  Jesucristo,  entonces  la  causa  no  tiene  valor,  y  estamos  perdidos,  fuera  del  escenario   de  Dios.  Se  requiere  fe para  seguir  adelante.  Cada  hecho,  cada  empresa  y  cada  acto,  es evidencia  de  la “victoria  de  la  fe.”

Un  capítulo   completo  en  el  libro   de   hebreos   es  dedicado  a  las  victorias   de  la  fe.  De  hecho,  toda  la  Biblia  es  el  registro  de  las  respuestas   de   Dios   a  la  fe   del   hombre.  De  Abraham  leemos:  “ Tampoco  dudó,  por  incredulidad,  de  la  promesa  de  Dios,  sino  que  se  fortaleció  en fe,  dando  gloria   a  Dios.” (Romanos  4:20).  Nuestro  padre  Abraham  no  era  un  enfermo  en  la  fe,  seamos  sanos  en  la  fe.

Ningún  enfermo   en  doctrina:  Esta  es  una   de las  faltas   mayores  que  se  pueden  hallar  en  los  guardadores  del  Sábado  en  la   actualidad.  Estar  enfermos  en  doctrina   viene  por  proteger  nuestras  propias  ideas  en  lugar  de  aceptar  lo  que  está  establecido  en  la  Biblia.  Recordemos  que  la  Biblia  no  es  de  interpretación  privada.    El   libro  de  Hebreos  hace  una  declaración  muy  seria    sobre   los  que  mantienen  sus  ideas   propias.  “Porque  debiendo   ser  ya  maestros  a causa   del  tiempo,   tenéis  necesidad   de  volver  a  ser  enseñados  cuales  sean  los  rudimentos  de  las  palabras   de  Dios;  y  habéis  llegado  a  ser  tales   que  tengáis  necesidad  de  leche  y  no  de  manjar  sólido.” (Hebreos 5:12).  Muchos  guardadores  del  Sábado  están  enfermos  en  este  aspecto.  En  realidad,  son  pocos  los  requerimientos   fundamentales  para  ser   sanos  en  doctrina:  Guardar   los  mandamientos   de  Dios  y  tener  la  fe  de  Jesús (Revelación  14:12).  La  fe  de  Jesús  es  seguir   el  ejemplo  que   Él  nos  dejó.  El  Apóstol   Pedro  nos  dice  en  una  de  sus  últimas  declaraciones: “ Mas creced  en  la  GRACIA  Y  EL  CONOCIMIENTO  de  nuestro  Señor  y  Salvador  Jesucristo.” (2ª.  Pedro 3:18).  Seamos  sanos  en  conocimiento.

Ningún  enfermo   en  comunión:  Hay  dos  tipos   de  miembros   en  la  Iglesia,  los  fieles  y   los   enfermos,  los  fuertes  y  los  flacos,   los  niños  y  los  que   han  alcanzado madurez.  Hay  quienes  creen  que  solos  pueden  hacerlo  todo   sin  ayuda  de  otros.  Recordemos  que  ni  aún  Jesús  trabajó  y  vivió  solo.  Él  llamó   y  nombró  discípulos  que  estuvieran  a  su  lado   y  de  su  lado.  ÉL  ordenó   a  doce  apóstoles,  y  escogió  también  a  otros  setenta,  y  siempre  iba  acompañado   de  alguien  a  donde  quiera   que  iba.  Muchos   se  jactan  diciendo  que  no   necesitan  de  una  Iglesia,  de  un  gobierno   o   de  la  comunión  de  los  hermanos  para   adorar   a  Dios   y  ser  salvos.   ¡Están  muy  equivocados!   Veamos   que  nos  dice  Hebreos   10:24,25    “...  no dejando   nuestra  congregación,  como  algunos  tiene   por  costumbre,  mas  exhortándonos;  y  tanto  mas   cuando  veis  que  aquel  día   se  acerca.”   Seamos  sanos  en  el  pueblo  de  Dios  teniendo   comunión.  ¡La  unión  hace  la  fuerza!

Reedición del Boletín Bethesda "La casa de la Misericordia", SÁBADO  26  DE  DICIEMBRE   DE  2009  AÑO 15  No.519