Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fué el hombre en alma viviente.

Génesis 2:7 RVES

La conversación giró en torno al origen del ser humano; Mike afirmaba que las ideas del libro de Génesis eran absurdas, que lo verdaderamente racional era un proceso evolutivo de muchos años, desde una forma microscópica hasta lo que somos hoy día. Ambos recordamos el intro muy gráfico del programa de tv llamado "Los Simpson" en donde se observa precisamente ese modelo evolutivo, desde un microbio (micro: pequeño, bios: vida) que surge del agua, emerge de allí a la forma de un reptil, posteriormente se endereza para caminar en dos extremidades y finalmente en un ser humano. 

Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros.

2 Timoteo 2:2 NTV

Recuerdo que la predicación estuvo excelente, estuve tan presente que pude recibir más de un mensaje inspirador al salir de la Iglesia, luego de despedirme de mis hermanos, llegué a casa y me sumergí en un cúmulo de actividades ordinarias.

En 1966 la revista Time publicó una portada preguntando ¿Dios está muerto? Las personas estaban aceptando esa narrativa de que Dios estaba obsoleto, conforme a que la ciencia avanza había nuevas formas de justificar nuestra existencia y la de todo el universo, pero entre más conocemos del universo, más nos convencemos de un Autor de todo lo que conocemos.

Antes de iniciar es importante que tanto el esposo como la esposa estén juntos para este mensaje.

  1. Espíritu Santo.

Mateo 1:18. La vida de María corría peligro pues podría ser considerada como fornicaria y ser apedreada si José decidía infamarla. Si transportamos este ejemplo al día de hoy muchos hombres hubieran huido de la situación manchando el buen nombre de María.

Mateo 1:19.  Pero José siendo JUSTO, pensaba en dejarla sin difamarla, sin decirle a nadie. En la mente de José había un problema que en su razonamiento humano deseaba arreglar, ¿esta era la voluntad de Dios?.

Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.