“ Y  sacólos  con  plata  y  oro;  Y no  hubo  en  sus  tribus  enfermo. ”  (Salmos 105:37)                                                                                                                                            

Este  pasaje  bíblico,   es muy   significativo  para  todos  los  hijos   de  Dios   que   confían  en  la  providencia   del  Padre   y  de  su  Hijo.

“igualmente,  mancebos,  sed  sujetos  a  los  ancianos;  y  todos  sumisos  unos  a  otros,  revestíos  de  humildad;  porque  Dios  resiste  a  los  soberbios,  y  da  gracia  a  los  humildes.”  (1ª.  Pedro  5:5)

A  continuación  les  transcribimos  la  porción  tomada  de  un  libro  del  Rabí  Yaacob  Culi  y que nos enseña algunos rasgos que debe poseer la persona humilde, siempre es bueno considerar para trabajar en nuestro perfeccionamiento.

Pentecostés es una de las tres fiestas de Dios en el año y se conoce muy poco, incluso los que la conocen muchas veces la menosprecian. Pero la realidad es que no deja de ser muy especial para nosotros, quien aprende a aprovecharla se lleva una de las bendiciones más grandes de Dios, así que vamos a mencionar unos de los aspectos más relevantes de esta solemnidad.

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos: mas ya sois lavados, mas ya sois santificados, mas ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen: todas las cosas me son lícitas, mas yo no me meteré debajo de potestad de nada. Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y á él y á ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo: Y Dios que levantó al Señor, también á nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea. ¿O no sabéis que el que se junta con una ramera, es hecho con ella un cuerpo? porque serán, dice, los dos en una carne. Empero el que se junta con el Señor, un espíritu es.

Malaquías 3:1,2 HE aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: y luego vendrá á su templo el Señor á quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, á quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Y quién podrá sufrir el tiempo de su venida? ó ¿quién podrá estar cuando él se mostrará? Porque él es como fuego purificador, y como jabón de lavadores.