“Así  hablad,  y  así  obrad,  como  los  que  habéis  de  ser  juzgados  por  la  ley  de  libertad.”  (Santiago  2:12)

Si  por  un  instante   nos  imaginamos  que  las  leyes,  todas,  las  que  rigen al  mundo, al  universo,  la  naturaleza,  a  los  humanos  desaparecieran.  Es  decir,  que  de  pronto  la  fuerza  y  las  normas  que  han  sostenido  a  las  cosas  y  a  los  hombres  dentro  de  ciertos    límites  perfectamente  establecidos  o  definidos ,  perdieran  su  vigencia.  Los  astros    saldrían  de  sus  órbitas  rompiéndose  así  la  armonía  sideral,  provocándose  una  catástrofe  de  tales  consecuencias  que  ni  la  imaginación  mas  exaltada  podría  atreverse  a  describirla.  En  el  mundo  natural,  la  carencia  de   leyes  provocaría  una  anarquía  total,  que  desembocaría  en  la  muerte  de  todo  lo  que  tiene  vida.   Si  desaparecieran  de  improviso  las  leyes  que  rigen  a  la  sociedad,  que  dan  estabilidad  a  los  gobiernos,  y  que  mantienen  a  los  hombres  dentro  de  ciertos  límites  de  acción  y  de  seguridad  para  ellos   y  los  demás,  nos  veríamos  en  una  anarquía  tan  caótica  que  nuestra  civilización  desaparecería  casi  totalmente,  y  si  algunos  lograran  sobrevivir,   tendrían  de  todos  modos  que  imponer  una  ley: “ La  ley  del  mas  fuerte”,  la  ley  de  las   cavernas. 

Con  lo  expresado  anteriormente,  nos  podemos  dar  cuenta,  de  la  importancia  y  lo  indispensable  que  es  la  existencia  de  la  ley,  sin   leyes  la  vida  sería  imposible,  pues  gracias  a  la  Ley  de  gravitación  Universal,  los  planetas  y  los  distintos  astros  se  mantiene  en  el  lugar  que  les  a  designado  EL  CREADOR,  se  mueven  en  sus  órbitas  con  precisión  absoluta.  En  los  seres  microscópicos  encontramos  las  mismas  leyes  que  rigen  a  los  grandes   cuerpos,  y  también  son   invariables  y  vigentes.  Las  leyes  físicas  mantienen  la  cohesión  de  los  cuerpos  y  permiten  la   continuidad  del  ambiente.  Los  mismos  principios   se  aplican  a  la  mente  y  el  cuerpo  humano,  todo  depende  de  las  leyes,  todo  debe  de  ser  regido  por  ellas.

Ahora  bien,  si  las  leyes  de  la  naturaleza   que  rigen  y  regulan  la  vida  en  general  son  importantes,  ¿Cuánto  mas  lo  serán  las  leyes  de  Dios?,  el  Decálogo  ,  los  diez  mandamientos (¿Son los 10 mandamientos para nuestros días?),   fueron  dados  por  El  Creador  para  nuestra  protección,  para  nuestra  seguridad  como  personas,  seres  que  formamos  la  familia  humana,  debemos  por  lo  tanto  respetarlos,  ya  que  el  quebrantarlos,  produciría  caos  en  nuestras  vidas.  Mientras   nos  mantengamos  dentro  de  los  límites  establecidos  por  El  Señor  en  sus  mandamientos,  la  vida  será  agradable  y    habrá  para  nosotros  esperanza  de  salvación.  No  así  cuando  nos  alejemos  de  ellos  y  los  quebrantemos.

Dios  tiene  sus   mandatos,  tiene  una  ley,  que  es  modelo  de  leyes  para  todos  los  pueblos  y  gobiernos  de  la  tierra.  De  hecho  quizás  podríamos  afirmar  que  todas  las  leyes  que  los  hombres  han  creado  para  regular  la  vida,  tiene  directa  o  indirectamente  su  fundamento,  su  inspiración,  en  el  Decálogo  Divino.   La  ley  de  Dios  sirve  para  darnos  a  conocer  Al  Creador  mediante  sus  mandamientos,  nos   revela  su  carácter  y  su  amor  por  nosotros.  Constantemente  algunas  personas  preguntan:  y  bien, ¿Cómo  puedo  conocer  a  Dios? ¿Cómo  puedo  saber  cuales  son  sus  ideas  y  sus  propósitos?  Hermano  mío,  para  contestar  esas  preguntas,  para  conocer  a  Dios,  ahí  están  los  Diez  mandamientos  que   nos  muestran  su  carácter  y  su  voluntad,  quien  conozca  a  fondo  la  Divina  Ley,  también  conocerá  a  Dios  y  obtendrá  su  protección  y  será  libre  del  pecado.  Por  ejemplo:  Dios  es  amor,  y  Jesús,  al  hacer  una  síntesis  de  la  ley  de  los  diez   mandamientos  dijo:  

 “Amarás  al  Señor  tu  Dios  de  todo  tu  corazón,  y  de  toda tu  alma,  y  de  toda  tu  mente.   Este  es  el  primero  y  el  grande  mandamiento.  Y  el  segundo   es  semejante   a  este:   Amarás  a  tu  prójimo   como   a  ti  mismo.   De  estos  dos  mandamientos  depende  toda   la   ley  y   los  profetas.” (Mateo  22:37) 

En  nuestra  vida  cotidiana,  y  considerando   la  forma  como  realizamos  nuestras  actividades,  confirmaremos  que  el  apego  a  las  leyes  nos  da  tranquilidad  y  libertad, y  consecuentemente  veremos  el  éxito  en  nuestro  actuar,  pues  no  hay  temores  porque  estamos  respetando  las  distintas  leyes,  trátese  de  la  naturaleza  que  se  trate,  ya  que  todas  tienen  un  origen  común.  En  nuestro  caso,  si  reflexionamos  sobre  el  éxito  o  fracaso  de  algo  que  emprendamos,  confirmaremos  que  aplicamos  las  leyes  del  orden,  las  leyes  naturales,  las  de  protección  al  medio  ambiente,  del  amor,  etc.,  ¡ o  no!  Si  fue  lo  segundo,  debemos  recapacitar  para  enmendar  el  camino  mientras  sea  posible,  ya  que  de  no  ser  así  seguiremos  fracasando. 

No Olvidemos,  que  la  LEY  DE  JEHOVA  ES  PERFECTA,  y  si  acatamos  lo  que  de ella  emana  tendremos  siempre  BENDICIONES.

Boletín Bethesda No. 472 Año 14 8 de Noviembre de 2008.