“Porque  de  tal  manera  amó  Dios  al  mundo,  que  ha  dado  a  su  hijo  unigénito,  para  que  todo  aquel  que  en  él  cree,  no  se  pierda,  mas  tenga  vida  eterna.  Porque  no  envió  Dios  a  su  Hijo  al  mundo  para  que  condene  al  mundo,  mas  para  que  el  mundo  sea  salvo  por  él.  El  que  en  él  cree,  no  es  condenado;  mas  el  que  no  cree,  ya  es   condenado,  porque  no  creyó  en  el  nombre  del  unigénito  Hijo  de  Dios.” (Juan  3:16-18)

Este  mundo  ha  tenido  grandes  y  distinguidos  benefactores,  hombres  que  han  dado  su  vida  por  una  patria,  por  la  libertad  material; por  un  ideal,  por  una  institución,  etc. Todos   ellos  han  merecido  admiración  y  respeto,  pero  ninguno  ha  logrado  la  redención  integral  de  la  humanidad,  ninguno  ha  tomado  el  lugar  que  ocupó  el  insigne  Maestro  de  Israel.  El  vino  como  la  misma  Biblia  lo  dice: “ para  dar  su  vida  por  la  vida  del  mundo”  (Juan  6:51).

Cristo,  el  elocuente  Maestro  de  los  hombres,  admirado  por  todos  sus  oyentes,  pronto  se  transformó  como  lo  dice    la  Escritura  en: “varón  de  dolores”, “ el  despreciado  y  desechado  entre  los  hombres”,  en   el “  rescate  del  mundo”,  quien “como  cordero  fue  llevado  al  matadero  y  no  abrió  su  boca”.

Los  héroes  de  nuestros  tiempos  no  han  dado  nada  sin  la  idea  de  recibir  algo:  algún  elogio,  algún  título,  alguna  estatua,  alguna  fama,  y  sin  embargo,  todo  ha  sido  inútil,  todo  ha  sido  transitorio,  todo  ha  quedado  en  el  olvido  después  de  algún  tiempo.

Cristo,  aunque  no  ha  recibido  elogios  de  hombres,  (Ningún  título,  ni  tiene  alguna  estatua),  es  EL  REDENTOR,  exaltado  a  lo  sumo,  es  la  inspiración  de  todos  los  humanos ricos  y  pobres –“es  la  esperanza  de  gloria”,  es “El  Consolador  Divino”,  el  que  no  espera  nada  del  corazón  vil  de  los   humanos .  El  que  sin  miramientos  egoístas  dijo  una  vez (Hablando  Al  Padre) “…Mas  me  apropiaste  cuerpo:…Entonces  dije:  Heme  aquí para  que  haga,  oh  Dios,  tu  voluntad.”  (Hebreos  10:5-7).

Su  cuerpo  fue  herido  por  causa  nuestra,  fue  humillado  en  alto  grado:  pagó  el  alto  precio  de  nuestra  redención. ¿Quién  pudiera  comprender  esta  palabra:  redención?

El  poeta  Aexhylus  había  sido   sentenciado  a  muerte  por  los  atenienses,  de  cuya  gracia  había  caído.  Parecía  que  nada  podía  salvarlo.  Pero  el  poeta  tenía  un  hermano,  quien  había  perdido  un  brazo  en  defensa  de  su  patria  en  la  Batalla  de  Salamina,  cuando  los  griegos  luchaban  por  su  vida  contra  los  Persas. Este  hermano  se  presentó  ante  la  corte  que  acababa  de  sentenciar  a  su  hermano,  y  sin  hablar   una  palabra  se  puso  ante  él,  abrió  su  manto  y  enseño  el  triste  muñón  de  su  brazo  cortado.  Conmovida  la  corte  de  Justicia,  se  puso  unánimemente  de  pie,  y  revocó  la  sentencia.

De  la  misma  forma: Nuestro  hermano  Mayor,  Cristo  Jesús,  mostrando  su  cuerpo  lacerado  a  favor  de  nosotros,  logró  nuestra  LIBERTAD  ETERNA.

Esta  ha  sido  la  obra  cumbre  de  toda  la  Historia  de  la  Humanidad. CRISTO  SIGNIFICA:  ESPERANZA  Y  SALVACIÓN, es  decir: “ CRISTO  ES  NUESTRA  ESPERANZA  DE  SALVACIÓN”;  Por  que  no  hay  otro  nombre  debajo  del  cielo  dado  a  los  hombres  en  el  que  podamos  ser  salvos (Hechos 4:12).

Boletín Bethesda SÁBADO 17 DE OCTUBRE DE 2009 AÑO 15 No. 511