En el mundo existe un dicho que dice "de tal palo tal astilla", ¿qué tan cierto es este dicho?, la pregunta nos puede llevar a un análisis de la repetición de patrones en la sociedad, con esto debemos de preguntarnos: ¿nos quejamos de las personas con quienes nos topamos en el trayecto de nuestra vida? 

2ª Timoteo 3:1-5

ESTO también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad, sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios; Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita.

Así que si hoy nos quejamos de la sociedad, la Biblia ya nos advertía del comportamiento de la mayoría de seres humanos, cuando solicitamos algún tipo de servicio, es difícil encontrar que tenga bien fundamentados valores que beneficien a todos: vendedores, constructores, profesionistas, comerciantes, personas de oficios, etc. Es muy probable que quedemos insatisfechos con los servicios prestados o con los productos adquiridos. 

¿Qué se debe de hacer para poder revertir este fenómeno? la respuesta está en la Biblia, comencemos por analizar las recomendaciones de Dios. 

"La familia es la base de la sociedad", así que es importante capacitar a la futura sociedad, en la familia: 

Deuteronomio 6:4-7

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es: Y Amarás á Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todo tu poder. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón: Y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 

Esta es una de las mejores recomendaciones que Dios aporta a los seres humanos para que podamos vivir de una manera honesta, digna, tranquila, feliz y en plena armonía. Algunas personas podrían preguntar, ¿para qué hacerle caso a Dios? ¿para qué hablarle a nuestros hijos de Él y de sus consejos? la respuesta es muy clara:

Proverbios 3:1-4

HIJO mío, no te olvides de mi ley; Y tu corazón guarde mis mandamientos: Porque largura de días, y años de vida Y paz te aumentarán. Misericordia y verdad no te desamparen; Átalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón: Y hallarás gracia y buena opinión en los ojos de Dios y de los hombres.

Esta es una de las fórmulas más poderosas para poder aportar a la sociedad y así ayudar a que se convierta en una mejor. 

El mismo rey Salomón nos habla acerca de los elementos necesarios para entender las recomendaciones de Dios:

Proverbios 4:1-8

OID, hijos, la doctrina de un padre, Y estad atentos para que conozcáis cordura. Porque os doy buena enseñanza; No desamparéis mi ley. Porque yo fuí hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre. Y él me enseñaba, y me decía: Mantenga tu corazón mis razones, Guarda mis mandamientos, y vivirás: Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; No la dejes, y ella te guardará; Amala, y te conservará. Sabiduría ante todo: adquiere sabiduría: Y ante toda tu posesión adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá: Ella te honrará, cuando tú la hubieres abrazado.

La recomendación que hace es simple de entender: Todos anhelamos la prosperidad, la paz y el bienestar. Algo muy importante que nos deja ver estos escritos, es la repetición de un patrón adecuado, recto, honesto y puro, con una enseñanza única. Sin embargo en la Biblia encontramos de todo tipo de ejemplos que nos ayudarán a poder tener un campo de visión más amplio, el caso de los hijos del profeta Eli nos muestra que tan importante es poder seguir las recomendaciones de nuestro Dios y poder cimentarlas en las futuras generaciones. 

Veamos la narración: 

1º Samuel 2:22-25

Eli empero era muy viejo, y oyó todo lo que sus hijos hacían á todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban á la puerta del tabernáculo del testimonio. Y díjoles: ¿Por qué hacéis cosas semejantes? Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes. No, hijos míos; porque no es buena fama la que yo oigo: que hacéis pecar al pueblo de Jehová. Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán; mas si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él? Mas ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehová los quería matar.

Puede existir la posibilidad que a Eli le hubiese pasado lo que muchos padres llegan a experimentar: AMOR POR LOS HIJOS A TAL GRADO DE SEGAR LA BUENA EDUCACIÓN, el profeta Jeremías nos habla al respecto:

Jeremías 17:9-10

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño el corazón, que pruebo los riñones, para dar á cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.

Claro que el profeta no se refiere a no amar a nuestros hijos, sino a hacerlo de la forma correcta. Como ya se mencionó es importante cimentar la buena enseñanza en nuestros hijos, pero hacerlo conforme a la voluntad del que nos creó:

Proverbios 22:6

Instruye al niño en su carrera: Aun cuando sea viejo no se apartará de ella.

El camino apropiado es el que Dios ha revelado a los seres humanos y que está plasmado en la Biblia, transitando por ese camino la vida es más fácil, no quiere decir que será color de rosa, sino más sencillo de vivir, comenzando por la familia, la antesala de la sociedad. La recomendación que nos hace el Apóstol de los gentiles es:

Efesios 6:4

Y vosotros, padres, no provoquéis á ira á vuestros hijos; sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Escuchar, platicar, comprender y darles amor a nuestros hijos es la manera de evitar muchos futuros dolores tanto para ellos como para nosotros, sin embargo el Apóstol menciona 2 palabras fundamentales en cualquier proyecto de vida, la disciplina y la amonestación, es importante establecer esas reglas de comportamiento para mantener el orden y la subordinación entre los miembros de un cuerpo o una colectividad, no significa una cierta dureza, es un compromiso constante que nos involucra a todos:

Proverbios 19:18

Castiga á tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se excite tu alma para destruirlo.

El atender las necesidades y problemas a tiempo es lo mejor que se puede hacer para disfrutar de un equilibrio emocional, mental y social.  Así que a través de la enseñanza de Dios, siempre tendremos los mejores consejos para tratar cualquier tema en la vida de los seres humanos, busquemos atender a la maravillosa invitación que hace el Apóstol Pablo a los lectores de la Biblia:

2ª Timoteo 3:15-17

Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salud por la fe que es en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia, Para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruido para toda buena obra.

La instrucción para toda buena obra que los seres humanos hagan, está fundada en la Biblia y así poder construir una mejor sociedad en el futuro. 

Una de las más hermosas expresiones que encontramos en la Biblia es:

3ª Juan 1:4

No tengo yo mayor gozo que éste, el oír que mis hijos andan en la verdad.

Probablemente es un anhelo para muchos padres poder expresar éstas palabras referentes a sus hijos.