El Cruce del Mar Rojo

Muchas religiones creen en la historia de Moisés y el Éxodo (salida del pueblo de Israel de Egipto) todos conocemos esta historia o al menos hemos oído hablar de ella. Dentro de esta historia se presentan diversos milagros con los que Dios muestra su poder a su pueblo: las plagas, caída de maná del cielo, los diez mandamientos, etc. Pero en el que queremos concentrarnos en este tema es en el cruce del Mar Rojo -historia relatada en el Libro de Éxodo a partir de su Capítulo 14-.

Sin duda alguna siempre existirán investigaciones científicas que busquen comprobar dicha historia, muchas de ellas dirán que todo esto es mentira y otras que realmente sucedió; nosotros tocaremos un poquito de ambas investigaciones sin dejar a un lado la fundamentación bíblica.

 

Para poder comprender mejor esta historia debemos recordar ciertos acontecimientos que menciona la Biblia antes de dicho milagro:

  1. Éxodo 8–11(VRV) Habían acontecido 10 plagas sobre Faraón y todo Egipto, por lo que en el Capítulo 14 menciona que Dios al endurecer el corazón de faraón y después de haber sufrido estas plagas, perseguiría al pueblo de Israel y así Dios se gloriaría en ellos.
  2. Éxodo 12:37(VRV) menciona: “Y partieron desde Ramsés hasta Sucott como seis-cientos mil hombres a pie, sin contar niños”; además de no haberse contado los niños, las mujeres tampoco se mencionan, por lo que podemos calcular más de un millón de personas.

Basados en estos dos puntos explicaremos y comprobaremos la existencia de este acontecimiento.

El estudio realizado por el Centro Nacional para la Investigación Atmosférica de Estados Unidos y la Universidad de Colorado, lidereado por el científico Carl Drews de NCAR, no niega que el pueblo de Israel cruzó dicho mar, pero menciona que no hubo intervención divina, sino que es probable que un viento proveniente del este -con una fuerza de 101 Kilómetros/hora- hubiera soplado durante 12 horas hasta lograr que el Mar Rojo se abriera haciendo un lecho barroso de más de tres kilómetros de largo por casi cinco de ancho, por un período de cuatro horas; y así lograr pasar.

http://www.abc.es/20100922/ciencia/moises-agua-201009220759.html

El mar tiene unos 2.200 km de largo y su ancho máximo es de 335 km. La profundidad máxima es de 2.130 m.

Con estos datos podemos plantearnos la pregunta ¿Cómo es que con dichas dimensiones tratan de explicar que cruzaron durante 4 horas dicho mar? La respuesta es ilógica, basada en investigaciones nulas.

Lo que sí podemos conocer es que gracias al poder de Dios, los egipcios jamás alcanzaron a Israel, ya que el poder de Dios hizo que los egipcios viajaran en tinieblas y que sus carruajes fueran inservibles. Y lo mejor de todo, y que las películas no lo marcan así, es que se menciona que el Mar Bermejo fue cruzado de noche y no de día, caminaron siempre alumbrados por una columna de fuego.

¡Que emocionante y maravilloso debió haber sido vivir dichos milagros! Imagínate mirar al cielo y ver una nube y una columna de fuego cubriéndote de las temperaturas extremas que se viven en el desierto, ver el momento en donde todo un Mar es abierto, y lo mejor: pasar por él teniendo unas paredes enormes de agua. ¡Debió haber sido sorprendente y más que sorprendente milagroso!

Esta es nuestra primera historia, donde comprobamos tanto el Poder de Dios como su Amor hacia su pueblo, y que dicha historia tuvo existencia y realmente podemos comprobarla.

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *