• Amado, no sigas lo que es malo, sino lo que es bueno. El que hace bien es de Dios: mas el que hace mal, no ha visto á Dios.
3 Juan 1:11 RVES
Cómo personas tenemos la capacidad de discernir entre lo que es correcto y lo que no, entre las buenas acciones y las malas acciones. Entendemos que según la línea de acción que elijamos, habrá alguna consecuencia en el corto, mediano o largo plazo. La diferencia surge cuando nuestra elección consciente se alinea a los principios de nuestro Creador, entonces las decisiones que tomamos ya no dependen de un deseo fugaz, sino de un proyecto más grande llamado Plan de Dios, así  identificamos el camino a seguir al cual llamamos Verdad. 
Te invitamos a leer la carta 3 de Juan (3 Juan 1:1-14), donde encontrarás a dos personas: Gayo y Diótrefes. Gayo eligió la humildad y el servicio, mientras que Diótrefes eligió la soberbia y la calumnia, en otras palabras Gayo eligió andar en la Verdad y Diótrefes en la falsedad.
 
La invitación que nos hace Dios es andar en el camino de la Verdad. El beneficio será disfrutar de su gran Amor e inmensa Misericordia.
 
  • Porque tu misericordia está delante de mis ojos, Y en tu verdad ando.
Salmos 26:3 RVES