Conversar con Dios por medio de la Oración es un hábito muy poderoso que debemos desarrollar en nuestras vidas. Al ser un hábito, requiere practicarse de manera continua hasta llegar a sentir una gran conexión con nuestro Dios. 

La Oración es un momento muy íntimo en el cual debemos evitar distracciones de cualquier tipo, tenemos que ser conscientes que nos estamos dirigiendo a Dios y a su hijo amado Jesús; por lo tanto, la Oración es un momento de profundo respeto y prudencia de nuestra parte, en el cuál le expresamos a Dios nuestros agradecimientos, nuestras victorias personales y por supuesto también nuestras necesidades.

0
0
0
s2sdefault

En algún momento hemos escuchado esta frase en sus múltiples formas: "Si es la voluntad de Dios", "Si Dios quiere" o "Si Dios lo permite". En el siguiente estudio observaremos el fundamento bíblico de estas expresiones. Aprenderemos que no debe utilizarse para justificar nuestra pereza o pasividad, pues somos responsables de nuestros resultados, de nuestros esfuerzos, de planear o no planear; todo esto sin pasar por alto la autoridad de Dios. Afirmaremos la importancia de incluir a DIOS en nuestras vidas. 

0
0
0
s2sdefault
Delante de las canas te levantarás
"Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová."
Levítico 19:32

¿Nos ponemos de pie ante un Anciano?
Honrar y servir a las personas de edad avanzada traerá bendiciones a nuestra vida; Dios nos lo tomará en cuenta.
Se sabe que nuestros ancestros (antes de la llegada de los españoles) tenían esta maravillosa costumbre de Honrar a los Ancianos. Esta actitud forma parte de nuestra verdadera identidad.

0
0
0
s2sdefault

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." 

Juan 3:16 

En este Microestudio analizaremos dicha cita y veremos por qué es tan importante.

0
0
0
s2sdefault

"Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo." Santiago 3:2

Este es nuestro punto de partida en el que reconocemos que de algún modo hemos ofendido a alguien, pero la perfección y el dominio propio se dan cuando somos respetuosos con las personas y evitamos decir una mala palabra.

0
0
0
s2sdefault