Si realizáramos una línea de tiempo de todo el tiempo en el que el mundo ha estado en guerra, nos encontraríamos con datos desastrosos, el mundo ha estado en guerra desde que ha sido creado, la Biblia nos menciona el primer asesinato registrado cuando Caín mató a Abel su hermano, la respuesta de Caín cuando Dios le preguntó de su hermano es un reflejo del mundo en nuestros días, la respuesta fue: “Y Jehová dijo á Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano?” (Génesis 4:9)

<a href=Travel photo created by bedneyimages - www.freepik.com"/>Jesucristo en sus múltiples enseñanzas nos dejó profecía que nos habla de los tiempos que han transcurrido desde su muerte hasta que venga por segunda vez, el día de hoy nos encontramos en el año 2019, hoy tenemos muchas de las señales que nos mencionan los evangelios y hay que tenerlas siempre presentes para no dormir en el tiempo que hay que velar por las almas del mundo.

Y respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y á muchos engañarán. Y oiréis guerras, y rumores de guerras: mirad que no os turbéis; porque es menester que todo esto acontezca; mas aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestilencias, y hambres, y terremotos por los lugares. Y todas estas cosas, principio de dolores. (Mateo 24: 4-8)

Un pequeño recuento de algunas guerras que han existido:

  1. Primera Guerra Mundial (1914-1918).
  2. Segunda Guerra Mundial (1939-1945).
  3. Revolución Francesa (1789-1799).
  4. La Guerra de los cien años (1337-1453).
  5. Guerra de Vietnam (1965-1975).
  6. Revolución Rusa de 1917.
  7. Guerra del Golfo Pérsico (1990-1991).
  8. Guerra de los pasteles (1838-1839).
  9. Guerra de Irak (2003 - 2011).
  10. Guerra contra el terrorismo (2011 a la fecha). (1)

En los últimos 500 años ¿Cuánta gente ha muerto en estas guerras? es increíble la mentalidad de los gobernantes de la tierra. Nosotros no podemos sentirnos alejados de la responsabilidad de esas guerras, las que suceden en nuestros días también ponen a prueba nuestra fe hacia Dios. Hay guerras menores que se llevan a cabo en cada hogar, matrimonios que se separan, hijos irrespetuosos con los padres, corrupción en las calles iniciadas por los ciudadanos, intolerancia hacia las diferencias de opinión, vanidad y arrogancia en la juventud, etc. Si estas batallas pequeñas no las podemos mediar, ¿cómo podremos con las guerras que hay en el mundo?. También tenemos catástrofes a nivel mundial que nos han impactado en algún momento, veamos algunas de ellas:

  1. Terremoto de Lisboa: 1755. 100.000 muertos.
  2. Huracán de San Calixto: 1780. Caribe. 27.500 víctimas.
  3. Erupción del Tambora 1815. Indonesia. Más de 90.000 víctimas.
  4. Terremoto de Tokio: 1923. Más de 142.000 víctimas.
  5. Inundación del río Amarillo: 1931. China. Entre 3,7 y 4 millones de muertos.
  6. Terremoto de Perú: 1970. Entre 30.000 y 50.000 muertes.
  7. Ciclón Bhola: 1970. Pakistán Este. 500.000 muertos.
  8. Terremoto de Tangshan 1976. China. Entre 242.000 y 655.000 muertes.
  9. Terremoto de Irán: 1990. Más de 40.000 muertes.
  10. 'Tsunami' del Índico: 2004. Alrededor de 275.000 muertes. (2)

 

Estos eventos también son anunciados por Jesucristo, hasta nuestros días han muerto millones de personas alrededor del mundo por terremotos, la naturaleza ha reclamado la ignorancia de ésta generación que contamina al mundo con su maldad y es así como Dios nos llama a arrepentirnos de nuestras faltas: “Empero Dios, habiendo disimulado los tiempos de esta ignorancia, ahora denuncia á todos los hombres en todos los lugares que se arrepientan”. (Hechos 17:30)

Queremos tomar en cuenta las palabras de Cristo, atendamos el llamado de su trompeta y volvamos al buen camino de nuestro Dios. No desaprovechemos el tiempo en el que vivimos y esperemos que pasen otros cien años de guerras y de terremotos, muriendo tanta gente que vive sin esperanza y sin Dios en el mundo, ahora hemos entendido que Jesucristo nos avisaba de estos acontecimientos porque son inevitables, pero lo que más importa es ¿Qué hacemos ante la inminente prueba que hemos obrado mal ante los ojos de Dios?

Como hijos obedientes, no conformándoos con los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación: Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. (1a. Pedro 1:14-16)

Ignorábamos antes de conocer a Jesucristo, que él nos prepara para los tiempos venideros, ahora con el conocimiento nuestro deber es advertir a las gentes en todo lugar, que todos estos eventos no son obra de la casualidad, todos responden al mismo propósito y es volver a nuestro creador, escudriñar las escrituras y preguntar al que nos hizo ¿qúe podemos hacer en estos tiempos tan complicados?.

EMPERO acerca de los tiempos y de los momentos, no tenéis, hermanos, necesidad de que yo os escriba: Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán. (1a. Tesalonicenses 5:1-3)

ESTO también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad, sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios; Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita. (2a. Timoteo 3:1-5)

¿Queremos una solución a las guerras, el hambre, los terremotos, las injusticias? Entonces resolvamos las batallas que se encuentran en casa, sigamos la paz con todos y la santidad que sin ella no podremos ver al Señor; llevemos el mensaje de salvación por todas las ciudades anunciando la venida de Señor que ya se encuentra cercano. Podrán pasar otros 100 o mil años hasta que el venga, el día nadie lo sabe, pero no podemos ser como aquellos que esperan al Señor cruzados de brazos y prolongando las acciones para ayudar a otros a conocer al creador. No hace falta otra guerra u otra catástrofe, lo que sucede hoy cerca de nosotros es suficiente para mantener encendido el espíritu santo de Dios, sólo Él nos puede ayudar a resolver estas problemáticas que a nadie le gustan, pero que podemos ser cómplices por quedarnos sin hacer nada al respecto. 

Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se resfriará. Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo. Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin. (Mateo 24:12-14)

El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán. Empero del día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino mi Padre solo. (Mateo 24:35,36)

No ignoremos el aviso de Jesucristo, el día se acerca y hay que estar apercibidos, meditar en las palabras de esta escritura y comenzar los cambios por nosotros, tener fe en Dios, que sólo Él sabe hasta cuando terminara este tiempo de guerra y muerte, donde diariamente mueren espiritualmente todos los que niegan de Dios y de su palabra.

Que Dios nos siga bendiciendo con el conocimiento de su palabra.

  1. Maricela Flores (13 de Enero de 2017). El verdadero origen de 10 guerras históricas. de10.com.mx.https://de10.com.mx/top-10/2017/01/13/el-verdadero-origen-de-10-guerras-historicas
  2. Luis Mguel Ariza (7 de Febrero de 2010). Diez grandes catástrofes en la memoria. elpais.com. https://elpais.com/diario/2010/02/07/eps/1265527611_850215.html