La expresión “estoy bien” forma parte automática de nuestras respuestas en un saludo típico; en ocasiones agregamos con certeza y con fe “Gracias a DIOS” reconociendo que Él obra en nuestras vidas para bien. Si dedicamos más tiempo a una pregunta más profunda:  -¿en verdad estoy bien?-  o -“¿que significa estar bien?”- para obtener estas respuestas hay que trabajar la paciencia y el discernimiento.

0
0
0
s2sdefault

El resentimiento es un enojo que trae en memoria aquellas experiencias no gratas, nos impide disfrutar a los demás, destruye la paz interior y rompe nuestras relaciones personales no permitiendo experimentar perdón sincero, el perdón que nos enseña nuestro Dios. El resentimiento trae consigo amargura, egoísmo, rencor y odio, sentimientos que nos debilitan y nos alejan del prójimo, y de Dios.

0
0
0
s2sdefault

Las relaciones humanas son de suma importancia para el buen desarrollo de las sociedades, relaciones saludables que requieren una buena interacción, una comunicación donde sepamos escuchar a los demás y por consiguiente escucharnos a nosotros mismos; saber cuáles son nuestras necesidades, las características de nuestra personalidad y de nuestro carácter.

0
0
0
s2sdefault