Boletín Bethesda No. 449

“Porque  del  corazón  salen  los  malos  pensamientos,  muertes,   adulterios,  fornicaciones,  hurtos,  falsos  testimonios,  blasfemias..” (Mateo  15: 19)

En  esa  mente  que  Dios  nos  ha   dado,  muchas  veces  no  sabemos  ubicar  lo  positivo  o  lo  negativo .  Pero  para  los  efectos  de  nosotros,  sin  entrar  en profundidades  filosóficas,  vamos  a  darle  el   significado  de  “positivo”  a  lo   que   se   debe  de  realizar   como  voluntad  de  Dios,  y   a  todo   lo  que  la  palabra  de  Dios  dice  claramente.  Porque  como  dice  Jesucristo  en  Juan 7:38:  “ El  que  cree  en Mí,  como  dice  la  escritura…”  o  como  enseña  el  Apóstol  Pablo  en  2 Corintios 4:13 “…conforme  a   lo  que   está  escrito:  creí,  por  lo  cual  también  hablé…”. 

<a href='https://www.freepik.es/fotos/fondo'>Foto de Fondo creado por freepik - www.freepik.es</a>Si  alguna  cosa  no  está  escrita  en  la   Palabra  de   Dios,  es   cosa   que  pertenece  a   Dios,  y   si  no  está  revelada  es   que   Dios  no  quiere  que  esto   lo  conozcamos,  porque  posiblemente   no   es  para  nuestra  salvación,  y   no  es  positiva   sino   negativa.

Así,  de  esta  manera,  lo  que   no  es  voluntad  de  Dios,  y  se  nos  prohíbe,  lo  vamos a  tomar  con  carácter  negativo.

Veamos  los  pensamientos  positivos  del  Apóstol   Pablo,  cuando   se  dirige   a  los  hermanos   de  Filipos:  Los  llama  GOZO  Y  CORONA.  Porque  estos que había  convertido  Pablo  son   su  corona  y   así  podemos  creer,  que   a  todos  los   que   convirtamos,  éstos  van   a  ser   nuestra   corona,  sin  omitir   que   adicionalmente,  el   Apóstol   los   exhorta   a  que   estén   firmes   en  El  Señor. (Filipenses 4:1)

Adicionalmente,  en  los  versículos 4-6  instruye  a  sus  Hermanos   en  Cristo,  a  que   se  gocen  en  El  Señor siempre,  que   su   modestia   sea  conocida  por   todos   los   hombres,   que   sean   notorias  sus  peticiones  ante   El  Señor:  En  oración,  ruego,  hacimiento  de   Gracias,  porque  la   venida   del  Señor   está  cerca..,  y  al  seguir  estas  instrucciones,  la paz   de  Dios  guardará  sus  corazones  y  su  entendimiento  en  Cristo.

La  razón  de  estas  reflexiones  es   que   como  en  los  días  antes  del  diluvio  y  en  el  tiempo  presente,  la  malicia  de  los  hombres  era  mucha,  y  sus  pensamientos  eran  de  continuo  hacer  el  mal,  lo   mismo   que   sucede   ahora,  y  aún  mas  en   aquellos  días  no   se  percataban  de   su  mala  manera  de  vivir  hasta   que   se  presentó   el  diluvio,  así  la  gente   de  este   tiempo  no   se  da  cuenta  de  su   mal  actuar,  y   no  se  dará   por  enterado  de  lo  cerca  que  está  la  venida  del   Señor   Jesucristo  hasta  que  Él  venga. (Génesis 6:5;  Mateo  24:37-39).

En  base   a  esa  experiencia,  el  hombre  debe  de  cambiar   su  forma  de  pensar,  mediante  la  conversión  al  Señor  por  medio   del   evangelio,  que  hará  que  esos  pensamientos negativos   o  malos,  se  vuelvan  en  pensamientos   del  Señor          (Isaías 55: 6-9)

Para  finalizar: Los  pensamientos   que   debemos  tener,  deben  ser  los  pensamientos  que  nos  indica   la  Biblia,  que   es  la   Palabra   de   Dios,  y  debemos  de  leer   y   memorizar  y   poner   en  práctica  todo  lo   que  nos   enseña  el   Evangelio.   Y  adicionalmente,   en  relación   con lo   que  vemos y  en  ocasiones  nos  distrae  del  BIEN  HACER,  analizar  primero  las  posibles  razones   de  un   comportamiento  que    pudiera  parecernos  incorrecto,  pues  no  hay  efecto   sin  causa.  (Filipenses 4:8 ; Tito 3:4;  1 Timoteo 1:4; 6:3-5)

Procuremos leer los versos bíblicos que apoyan este escrito, para que podamos ser edificados sobre el fundamento de la ley y los profetas. Que Dios nos siga bendiciendo y permitiendo tener de su conocimiento.

Boletín Bethesda - SÁBADO  03    DE    MAYO    DE   2008   AÑO 14  No.449