“LA  PINTURA  INCOMPLETA”

 “Volvióles, pues,  Jesús  a  decir:  De  cierto  os  digo:  Yo  soy  la  puerta  de  las  ovejas.  Todos  los  que   antes  de  mí  vinieron,  ladrones  son  y  robadores;  mas  no  los  oyeron  las  ovejas.  Yo  soy  la  puerta:  el  que  por  mí  entrare,  será  salvo;  y  entrará,  y  saldrá,  y  hallará  pastos.”    (Juan  10:7-9)

Cuentan  que  cierto  personaje,  contrató  a  un  pintor con  el  objeto   de  que  se  hiciera  una  pintura  en  la  que  se  mostrara  al  Señor  Jesucristo  a  punto  de  entrar  a  una  casa.  Cuando  el  artista  terminó  su   trabajo,  lo  presentó  al  dueño,  éste  al  examinarlo  notó  que  la  puerta  representada  en  la  pintura  no  tenía  cerrojo  o  manija  alguna  para  que  se  pudiera  abrir.  Habiéndolo  notado,  llamó  al  artista  para  reclamarle  su  error,  a  lo  que  el  pintor  contestó:

-No   es  que  no  tenga  manija  para  abrirse,  lo  que  pasa   es  que  esta  puerta  se  abre  desde  adentro.

Si  nosotros   tomamos  como  ejemplo  lo  que  el  pintor  plasmó  en  su  obra,  nos  damos  cuenta  que  en  verdad  nuestro  Señor  Jesucristo  respeta  nuestra  privacidad,  no  quiere  entrar  por  la  fuerza  a  nuestras  vidas,  sino  por  el  contrario,  nos  llama  de  una  manera  dulce,  esperando  que  seamos  nosotros   los  que  le  abramos  la  puerta  de   nuestro  corazón. 

El  divino  Maestro  enseñó  que  nosotros  mismos,  somos  esa  casa  en  la  que  Él   quiere  morar   si  es  que  nosotros  lo  dejamos (Juan 14:1-3,23,28,29)  El  Señor  está  llamando  a  la  puerta (Apocalipsis 3:20). Cuando  El  Salvador  nos  llama  es  cuando  oímos  su  palabra  que  nos  dice: “ ..No  sigas  pecando”.

Todas  las  veces  que  escuchamos  la  palabra  de  el  Todopoderoso  a  través  de  uno  de   sus  siervos,  esa  palabra  nos  conmueve,  muchas  veces  hasta  deseamos  obrar  tal  y  como  nos  lo  está  haciendo  ver  El  Señor;  pero  en  cuanto  se  nos  presenta  la  oportunidad,  dejamos  de  hacer  aquello  que  nos  habíamos  propuesto.

Si  tomamos  en  cuenta  el  poder  de  Dios,  sabemos  que  no  le  sería  difícil  obligarnos  a  hacer  su  voluntad,  pero  por  el  contrario,  Dios  deja  que  nosotros  seamos  los  que  tomemos  la  decisión  que  mas  nos  agrade,  solo   que  sí  nos  recomienda  lo  que  nos  conviene:  (Deuteronomio 30:19,20).

 El  salmista,  inspirado  por  el  Espíritu  Santo  nos  dice: “Si  hoy  oyeres  su  voz,  no  endurezcáis  vuestro  corazón  como  en  Meriba…” (Salmos 95:7,8).  Esto  quiere  decir,  que  si  al  escuchar  el  mensaje  de  salvación,  piensas  en  hacer  las  obras  que  Cristo  nos  enseñó;  pongas  todo  tu  empeño  en  realizar  ese  pensamiento.  De  lo  contrario,  se  te  estaría  escapando  la  oportunidad  de  que  Cristo  El  Salvador  entrara  en  tu  corazón  he  hiciera  morada  contigo.

Reedición del Boletín Bethesda Sábado 02 DE Mayo DE 2009 AÑO 15 No. 492 Tema "La pintura incompleta".

Es  de  gran  importancia  que  recordemos  las  palabras  de  Salomón,  cuando  nos  pone  como  ejemplo  a  esa  mujer  que  cuando  su  esposo  llamó  a  la  puerta,  ella  por  no  ensuciarse  los  pies  y  por  no  vestirse  con  la  rapidez  que  el  caso  requería,  cuando  se  decidió  a  abrir,  se  encontró  con  la  desagradable  sorpresa  de  que  su  esposo  ya  no  estaba  esperando  como  ella  se  lo  había  imaginado. (Cantares 5:1-6)  Nótese  como  la  mujer  dice:  “ …Busquélo  y  no  lo  halle;  llaméelo  y  no  me  respondió..”

Todo  lo  anterior,  nos  puede  ocurrir  si  es  que  no  actuamos  inmediatamente  para  hacer  la  voluntad  de  Dios (Proverbios 1:27-30)

Buscad  a  Dios  mientras  puede   ser  hallado….

      ¡No  desaprovechemos  esta  oportunidad!

 Reedición del Boletín Bethesda con el tema "La pintura incompleta" Sábado 02 de Mayo de 2009 Año 15 No. 492