He aquí Dios es salud mía; aseguraréme, y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, el cual ha sido salud para mí. (Isaías 12:2)

En  los  tiempos  que  estamos  viviendo,  existen  y  han  surgido  un  gran  número  de  símbolos  de   divinidades   o  suprema  autoridad que  representan  a  muchas  de  las  religiones  que  se  conocen,  incluyéndose  seres  vivos  o  muertos.  Pero  sólo hay un camino descrito en la escritura para llegar al verdadero Dios.  Este Dios no  basa  su  existencia  en  un  jefe  supremo  que  pueda  hallarse  entre  las  criaturas  de  la  tierra  sino  en  Dios,  cuyo  poder  se  ve  manifestado  en  toda  su  creación;  quien  no  solamente  es  capaz  de  crear,  sino  de  sostener  su  creación  también.  “Mas  Jehová  Dios  es  la  verdad;  el  es  el  Dios  vivo  y  Rey   eterno:  a  su  ira  tiembla  la  tierra,  y  las  gentes  no   pueden   sufrir  su  saña.” (Jeremías 10:10)

En  el  principio  crió  Dios  los  cielos  y  la  tierra”.  “  Formó,  pues,  Jehová  Dios  al  hombre  del  polvo  de  la  tierra,  y  alentó  en  su  nariz  soplo  de  vida;  y  fue  el  hombre  en  alma  viviente.  Y  Había  Jehová  Dios  plantado  un  huerto  en  Edén  al  oriente,  y  puso  allí  al  hombre  que  había  formado”. (Génesis 1:1, 2, 7, 8) Este  es  el  Dios  verdadero que fundó la fe del hombre en un pueblo.

No  obstante  lo  anterior,  el  hombre  no  satisfecho  o  conforme  para  sujetarse  al  plan  que  Dios  había  hecho  para él,  pronto  se  hizo  desobediente,  logrando  con  esto  la  ira  de  su  Creador,  y  con  ello  la  sentencia  de  su  muerte,  pues  el  mismo  Dios  había  dicho:  “Hagamos  al  hombre  a  nuestra  imagen,  conforme  a  nuestra   semejanza;…” (Génesis 1:26)  pero  el  hombre  desobedeció,  y  como  consecuencia  de  esto,  perdió  todo  lo  que  Dios  le   había  entregado,  ya  que  está  escrito:  “ He  aquí,  solamente  he  hallado  esto:  que  Dios  hizo  al  hombre  recto,  mas  ellos  buscaron  muchas  cuentas.”  (Eclesiastés 7:29)

A  partir  de  estas  circunstancias vemos que  Caín  inventó  una  forma  para  desaparecer  a  su  hermano  que  era  más  honorable  que  él;  Los  hombres  de  Babel  promovieron  un  proyecto  para  edificar  una  torre  que  llegará  a  los  cielos,  logrando  que  por  su  ambición  el  Mismo  Creador  confundiera  sus  lenguas  y  no  se  entendieran  entre  sí.  Desde  entonces  muchos  dioses  de  madera,  de  oro,  de  piedra,  de  barro,  etc.  Fueron  inventados,  y  por  esta  razón  El  Dios  del  cielo,  se  airó  de  tal  manera  que  buscó  otras  gentes  que  pudieran  ser  un  ejemplo  en  medio  de  las  demás  naciones,  pero  estas  gentes  de  igual  manera  se  unieron  a  sus  vecinos  adorando  a  los  ídolos   que  ellos  veneraban,  rebelándose  así  contra  el  Todopoderoso,  por  lo  que  David  dice: “ Allegáronse  asimismo  a  Baal-peor,  y  comieron  los  sacrificios  de  los  muertos.  Y  ensañaron a  Dios  con  sus  obras,  y  desarrollóse  la  mortandad  en  ellos”. (Salmos  106:28, 29)  y  El  Profeta  declara:  “ Todo  hombre  se  embrutece y  le falta  ciencia;  avergüéncese  de  su   vaciadizo  todo  fundidor:  porque  mentira  es  su  obra  de  fundición,  y  no hay  espíritu  en  ellos”. (Jeremías 10:14).

En  el  Edén  Dios tenía  un  plan  Divino  para  los  hijos  de  Adán  y  Eva,  pero  su  desobediencia  acarreó  sobre  ellos  la  vergüenza.  De  igual  manera  sus  hijos,  y  todo   hombre  se  olvidó  de  la  justicia   de  Dios,  entrando  en  un  proceso   de  rebelión  extremada,  hasta  que  un  diluvio  de  aguas  fue  derramado   sobre  ellos,  salvándose  únicamente  la  simiente  de  la  tierra.  Pero  ésta  también  faltó  y  fue  destruida  en  su   naturaleza  pecaminosa.  Dios  aparece  a  Moisés  en  el  transcurso  del  tiempo  y  se  presenta  ante  él  como  El  Dios  de  sus  padres,  haciéndose  conocer  con  el  nombre  de  Jehová,  mandando  que  guiara  a  su  pueblo  por  el  camino  de  la  verdad.

En  los  libros  de  Jueces, 1º. De  Reyes,  Jeremías,  veremos  que  el  pueblo  de  Israel  en  varias  ocasiones,  convivió  con  pueblos  que  los  hicieron   desviarse  de  su  fe  y del  culto  al  único  Dios  verdadero,  por  lo  cual  fueron  castigados,  y  esto  lo  vemos  ya  en  nuestra  época. 

En  la  actualidad  vamos  a  escuchar  muchos  nombres  de  divinidades,  representantes,  profetas,  etc.,  que  inmediatamente  se  identificarán  con  alguna  de  las  religiones  que suenan en el mundo, pero  vamos  a   ver  también  que  en  Las  Sagradas  Escrituras a  estos  representantes,  dioses  o  como  les  llamen,  el  Señor  los  compara  con  langostas,  y  que  torna  en  nada  a  los  poderosos,  y  aún  más  en  referencia  a  los  dioses  que  se  hacen  los  hombres:

“ …Les  diréis  así:  Los   dioses   que  no  hicieron  los  cielos  ni  la  tierra, perezcan  de  la  tierra  y  de  debajo  de  estos  cielos”.  (Jeremías 10: 8-11)  “Vanidad  son,  obra  de  escarnios:  en  el  tiempo  de  su  visitación   perecerán… ” (Jeremías 10:15,16)

Finalmente,  El  Apóstol  Pablo nos  dice:  “ Acerca ,  pues,   de  las  viandas  que  son  sacrificadas  a  los  ídolos,   sabemos  que  el  ídolo  nada  es  en  el  mundo,  y  que  no  hay  más  que  un  Dios.  Porque  aunque  haya  algunos  que  se  llamen  dioses,  o  en  el  cielo,  o  en  la  tierra (como  hay   muchos  dioses  y  muchos  señores),  Nosotros  empero  no  tenemos  más  que  un  Dios,  El  Padre,  del  cual  son  todas  las  cosas,  y  nosotros  en  él:  y  un  Señor  Jesucristo,  por  cual  son  todas  las  cosas,  y  nosotros  por  él…”  ( 1 Corintios 8:4-13) y  esta  es  la  verdadera  fe en Dios, por eso es muy importante velar y estar en comunicación con Él, en estos días que hay tanta confusión, buscar al verdadero Dios de todo nuestro corazón y él responderá nuestra necesidad con ayuda de su hijo Jesucristo y del Espíritu Santo.

Reedición Boletín Bethesda SÁBADO 09 DE MAYO DE 2009 AÑO 15 No. 493