Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; S. Juan 5:39

El significado de la palabra ESCUDRIÑAR es: Examinar algo con mucha atención, tratando de averiguar las interioridades o los detalles menos manifiestos. Siguiendo ésta regla es la mejor manera de adentrarnos en el estudio que hoy para comprender la VIGENCIA Y CONTINUIDAD de las leyes de Dios después del sacrificio, resurrección y ascención a los cielos de Jesús.

 

En el evangelio San Mateo 5:17,18 dice: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasarán de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

Un hombre le hace una pregunta a Jesús, que la mayoría de los seres humanos busca, y es como obtener la fórmula para VIVIR PARA SIEMPRE, a lo que Jesús responde:

Entonces vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?17 El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.18 Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. S. Mateo 19:16

Estos mandamientos que los encontramos en el libro de ÉXODO 20:3-17 son a los que Jesús se refiere, haciendo notar que es la fórmula para obtener la VIDA ETERNA.

El apóstol Santiago en su carta escribe que Dios no cambia, así que Él no puede decir que sus leyes son eternas y después decir que ya no tiene vigencia lo que ha establecido anteriormente:

 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Santiago 1:17

Moisés el gran líder del pueblo de Israel, aquel que tuvo una relación muy directa con Dios escribió: Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? Números 23:19

Al mirar el desarrollo de ese plan divino de salvación, vemos que tomó forma más concreta cuando el apóstol Pablo explica la manera de cómo Dios ha acercado a los gentiles a su presencia, a través del sacrificio de Jesús quitando todo aquello que los gentiles no podíamos llevar a cabo como lo son: participar de un sacerdocio Arónico, el circuncidarnos literalmente, participar de los sacrificios cruentos, veamos: 

Por tanto, acordaos que en otro tiempo vosotros los Gentiles en la carne, que erais llamados incircuncisión por la que se llama circuncisión, hecha con mano en la carne; Que en aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la república de Israel, y extranjeros á los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.
Mas ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación; Dirimiendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden á ritos, para edificar en sí mismo los dos en un nuevo hombre, haciendo la paz, y reconciliar por la cruz con Dios á ambos en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades. 

Efesios 2:11-16

Ésta es la transición que hace Jesús de las leyes de Dios pero sin abrogar una sola de ellas, esos ritos que sólo los judíos podían hacer de una manera literal, ahora los allegados a Dios también lo hacemos en una manera espiritual:

Los sacrificios hoy son de labios, porque Jesús tomó el lugar de esos animalitos y él fue el sacrificio perfecto que Dios aceptó:                                                                                            

El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29

Así que, ofrezcamos por medio de él á Dios siempre sacrificio de alabanza, es á saber, fruto de labios que confiesen á su nombre. Hebreos 13:15

Concluimos analizando la primera carta del apóstol Juan escrita entre los años 89 al 91 en la cual encontramos la misma recomendación que se escribiera por muchos hombres antiguos acerca de la ley de Dios y que el texto dice:

Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 1ª Juan 3:4

¿A qué ley se refiere el apóstol Juan? A la ley que Dios estableció para su pueblo al cual nos ha acercado nuestro Dios cuando aceptamos hacer su voluntad, esto es CUMPLIR CON SUS LEYES HOY EN DÍA EN NUESTRAS VIDAS.

El rey David escribe:

Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Sobre los que guardan su pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.                  

Salmos 103:17-18