Existen muchas opiniones acerca de lo importante que es el trabajo con respecto a si se hace con entrega, por obligación, por gusto, por necesidad, como una profesión, etc. Dentro de las posturas se escuchan pensamientos de que a través de él podemos alcanzar sueños, riqueza, se asegura un futuro, y gran diversidad de expresiones entre la gente, pero ¿qué nos dice la biblia con respecto a éste tema? 

Veamos: Génesis 2:15-17 

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y le puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás;  Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás. 

Cabe mencionar que en estos pasajes bíblicos, nos muestran que Dios dio al hombre mandamiento de trabajar, como una actividad productiva no sólo para él mismo, sino también productivo para los demás, EL TRABAJO NO ES UNA MALDICIÓN POR CONSECUENCIA DEL PECADO DEL HOMBRE, es una maravillosa bendición que da EL PADRE, a través de él podemos hacer grandes cosas con nuestras manos junto con nuestra mente, así contribuimos a un equilibrio y bienestar para el prójimo, es así como entendemos con claridad que el hombre desde que fue creado tiene la instrucción de trabajar. 

Génesis 1:28 

Y los bendijo Dios; y díjoles Dios: Fructificad y multiplicad, y henchid la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 

Con este principio vamos a analizar la palabra de Dios: 

Eclesiastés 3:12-13 

Yo he conocido que no hay mejor para ellos, que alegrarse, y hacer bien en su vida: Y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. 

Es una verdad absoluta que todos los individuos disfrutamos de los resultados del trabajo, pues la palabra de Dios no se equivoca, en ella encontramos gran cantidad de ejemplos para darnos cuenta en hombres de la Antigüedad que el trabajo es una forma de sustentarse. 

Génesis 46:33-34. 

Y cuando el Faraón os llamare y dijere: ¿cuál es vuestro oficio? Entonces diréis: Hombres de ganadería han sido tus siervos desde nuestra mocedad hasta ahora, nosotros y nuestros padres; á fin que moréis en la tierra de Gosén, porque los Egipcios abominan todo pastor de ovejas. 

La familia de José se dedicó desde generaciones atrás a la ganadería y pastoreo. 

Rut 2:14-15 

Y Booz le dijo a la hora de comer: Allégate aquí, y come del pan, y moja tu bocado en el vinagre. Y sentóse ella junto á los segadores, y él le dió del potaje, y comió hasta que se hartó y le sobró.  Levantóse luego para espigar. Y Booz mandó á sus criados, diciendo: Coja también espigas entre las gavillas, y no la avergoncéis. 

No solo el pueblo de Israel demuestra que es importante el trabajo honrado como el sustento del hombre, también los pueblos aledaños a ellos, como la casa de Rut del pueblo de Moab, ellos aprendieron la agricultura. 

En personajes del nuevo testamento de igual manera vemos en ellos la actividad del oficio y profesión para obtener su propio sustento, ejerciendo ésta actividad de la mano de sus tareas ministeriales: 

Colosenses 4:14 

Os saluda Lucas, el médico amado, y Demas. 

El Apóstol Lucas tuvo conocimientos de medicina y el Apóstol Pablo le da ese reconocimiento. 

Hechos 18:1-3

PASADAS estas cosas, Pablo partió de Atenas, y vino a Corinto. Y hallando á un Judío llamado Aquila, natural del Ponto, que hacía poco que había venido de Italia, y á Priscila su mujer, (porque Claudio había mandado que todos los Judíos saliesen de Roma) se vino á ellos; Y porque era de su oficio, posó con ellos, y trabajaba; porque el oficio de ellos era hacer tiendas. 

Aquila, su esposa Priscila y el Apóstol Pablo dedicaban parte de su tiempo a la fabricación de tiendas, con ello se entiende que en la actividad mencionada encontraban el sustento cotidiano,. Todos estos hombres y mujeres del ayer, eran conocedores de la Ley de Dios, pues en el 4o mandamiento encontramos la expresión que Dios dio a su pueblo: 

Éxodo 20:8-9 8. 

Acordarte has del día del reposo, para santificarlo: Seis días trabajarás, y harás toda tu obra.

Dios nos da a entender que debemos trabajar como parte de sus mandatos, con el propósito de, como ya mencionamos; ser productivos y aportar los unos a los otros. Sin embargo debemos analizar que en situaciones extremas el trabajo NO ES EL MEDIO DE SUSTENTO, y ¿a qué nos referimos con ésto? Veamos: en muchos pasajes Bíblicos, podemos saber de los grandes milagros que Dios hizo en favor de los seres humanos, donde envió alimento a través de animales o caído del cielo: 

1º Reyes 17:1-6

ENTONCES Elías Thisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo á Achâb: Vive Jehová Dios de Israel, delante del cual estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra. Y fué á él palabra de Jehová, diciendo: Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Cherith, que está delante del Jordán;  Y beberás del arroyo; y yo he mandado á los cuervos que te den allí de comer. Y él fué, é hizo conforme a la palabra de Jehová; pues se fué y asentó junto al arroyo de Cherith, que está antes del Jordán. Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne á la tarde; y bebía del arroyo. 

Elias profeta de Dios experimentó ese sustento que solo Dios puede dar, de la nada envía el alimento para preservar la vida de aquel hombre. En la travesía del pueblo de Israel en el desierto fue algo muy similar, agua, cereal y carne nunca faltó en la vida del pueblo, además nos dice la Biblia que el vestido y el calzado nunca envejeció. 

Éxodo 16:14-15 

Y como el rocío cesó de descender, he aquí sobre la haz del desierto una cosa menuda, redonda, menuda como una helada sobre la tierra. Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos á otros: ¿Qué es esto? porque no sabían qué era. Entonces Moisés les dijo: Es el pan que Jehová os da para comer. 

Deuteronomio 8:4 

Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te ha hinchado por estos cuarenta años. 

Es maravilloso que hoy en día podamos entender que Dios es EL QUE DA Todo, Él es nuestro verdadero sustento de una u otra forma Dios se manifiesta en los seres humanos, ésta idea la aclara Jesús el hijo de Dios, y lo expresa de una forma muy clara: 

Mateo 6:32 Porque los Gentiles buscan todas estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester. 

La gran recomendación de Jesús para nosotros es que obedezcamos a Dios en todos sus mandatos, pues haciendo esto nunca nos faltará nada y el sustento vendrá por distintos medios, es verdad el trabajo es el principal pero detrás está la verdadera bendición que viene de Dios. 

Salmos 37:25 

Mozo fuí, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su simiente que mendigue pan. 

El rey David en los últimos días de su vida confirmó la verdad que hay en guardar los mandamiento de Dios. Y su hijo Salomón también experimentó la verdad revelada en éste tema: 

Proverbios 22:4 

Riquezas, y honra, y vida, Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.