Cada persona tenemos nuestra propia forma de ver los problemas, en un algún momento podemos ser vulnerables a reprochar a Dios de nuestra condición y no tomar en cuenta que cada situación por muy difícil que sea, podemos llegar a perder la paciencia y cordura y truncamos la posibilidad de saber que es una gran oportunidad de encontrar un beneficio para nuestra vida y muy probable para aquellos que nos rodean, con la ayuda de Dios cambia la manera de apreciar los embates del día a día.

La vida de José el soñador nos muestra cómo el propósito de Dios en nuestra vida puede llegar a ser algo complicado de entender el proceso, pero el final es maravilloso.

 

En Génesis 37: 23-28 nos narra cómo José fue despreciado por sus hermanos al grado de querer matarlo. Pero al cambiar de parecer lo vendieron a unos mercaderes y llevado a Egipto. ¿Cómo se habría sentido José con una situación así? Despreciado por los suyos, vendido y al pasar el tiempo llevado a la cárcel. Injusticia a los ojos de muchas personas al conocer esta historia.

Como sabemos, al pasar el tiempo fue conocido de Faraón y puesto como un principal en Egipto al declarar la interpretación de los sueños donde dio a conocer los 7 años de abundancia y 7 de escasez.

En Génesis 45:1-5 José se da a conocer ante sus hermanos y la maravillosa enseñanza la encontramos en los versos 4 y 5 en donde les pide que no se sientan mal por haberlo vendido y que no les pesara en su corazón, demostrando la gran madurez y comprensión del propósito que Dios tuvo para él en su vida, PARA PRESERVACIÓN DE LA VIDA.

Hoy encontramos una enseñanza muy similar para nuestra vida que va de la mano con una invitación que nos hace nuestro Señor Jesús en Apocalipsis 3:18 Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 

Hoy podemos limpiar nuestros ojos por medio del don del Espíritu Santo para poder ver de una manera muy diferente las adversidades que llegan a nuestra vida y poder ver los propósitos de Dios para nosotros, ¿Cómo se logra esto?

2 Pedro 1:5-10

Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, mostrad en vuestra fe virtud, y en la virtud ciencia; Y en la ciencia templanza, y en la templanza paciencia, y en la paciencia temor de Dios; Y en el temor de Dios, amor fraternal, y en el amor fraternal caridad. Porque si en vosotros hay estas cosas, y abundan, no os dejarán estar ociosos, ni estériles en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Mas el que no tiene estas cosas, es ciego, y tiene la vista muy corta, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. Por lo cual, hermanos, procurad tanto más de hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás.

El Espíritu Santo lo podemos obtener cuando atendemos al consejo divino y lo llevamos a la práctica en nuestra vida, y se obtiene escuchando a los predicadores, pues ellos son enviados de Dios para nuestro beneficio.

Malaquías 2:4-7

Y sabréis que yo os envié este mandamiento, para que fuese mi pacto con Leví, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mi pacto fué con él de vida y de paz, las cuales cosas yo le dí por el temor; porque me temió, y delante de mi nombre estuvo humillado.

La Ley de verdad estuvo en su boca, é iniquidad no fué hallada en sus labios: en paz y en justicia anduvo conmigo, y á muchos hizo apartar de la iniquidad. Porque los labios de los sacerdotes han de guardar la sabiduría, y de su boca buscarán la ley; porque mensajero es de Jehová de los ejércitos.

Con la enseñanza de Dios se llega al conocimiento, análisis y acción en su palabra comprendiendo que a pesar de las situaciones por muy complicadas que sean, siempre será bueno esperar a que Dios manifieste su obra en nosotros y dejar que se cumplan sus propósitos.

Salmos 37: 5-9   

Encomienda á Jehová tu camino, Y espera en él; y él hará. Y exhibirá tu justicia como la luz, Y tus derechos como el medio día. Calla á Jehová, y espera en él: No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. Déjate de la ira, y depón el enojo: No te excites en manera alguna á hacer lo malo. Porque los malignos serán talados, Mas los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra.

Es así como lograremos ver y disfrutar de los grandes beneficios en cada situación enfrentada.