Este 14 de del mes primero, mes de Abib, conmemoramos el sacrificio de Jesús, por medio del cual encontramos la salvación de nuestra alma y que es alimentada por las promesas de Dios. No con solo el pan vivirá el hombre, más con toda palabra que sale de la boca de Dios. Mateo 4:4

Es cierto que como ser humano buscamos relacionarnos y es inevitable hacerlo con los demás, lo hacemos casi en todo momento: con familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos incluso hasta con nuestras mascotas.  Alguna vez te has preguntado si ¿el ser humano puede llegar a ser empático? Claro que sí puede, al hacerlo  se hace una persona sociable y confiable.

  • Amado, no sigas lo que es malo, sino lo que es bueno. El que hace bien es de Dios: mas el que hace mal, no ha visto á Dios.
3 Juan 1:11 RVES
Cómo personas tenemos la capacidad de discernir entre lo que es correcto y lo que no, entre las buenas acciones y las malas acciones. Entendemos que según la línea de acción que elijamos, habrá alguna consecuencia en el corto, mediano o largo plazo. La diferencia surge cuando nuestra elección consciente se alinea a los principios de nuestro Creador, entonces las decisiones que tomamos ya no dependen de un deseo fugaz, sino de un proyecto más grande llamado Plan de Dios, así  identificamos el camino a seguir al cual llamamos Verdad. 

• "Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado."
Prov 18:10
 
Cuando hacemos obras de justicia podemos ser rechazados o acusados por las personas que no la aman, sin embargo recordemos que nuestra intención no es agradar al hombre, lo que nosotros verdaderamente buscamos es que nuestras obras sean agradables a DIOS.

• Eclesiastés 7:14
"Cuando te vaya bien, disfruta ese bienestar; pero cuando te vaya mal, ponte a pensar que lo uno y lo otro son cosa de Dios, y que el hombre nunca sabe lo que ha de traerle el futuro."
Ciertamente desconocemos lo que ocurrirá más adelante en el tiempo de cada persona, nos es permitido hacer planes o proyectar mejoras en nuestras vidas, pero no debemos olvidar dar gracias a DIOS por los buenos tiempos como por los momentos de adversidad. En estos momentos, hemos percibido el impacto tan poderoso de los desastres naturales dejando en claro la fragilidad de nuestras vidas.
La pregunta es, ¿buscamos a Dios Verdaderamente o sólo por miedo? Dios espera de nosotros una búsqueda constante, una verdadera Adoración.