Por qué debemos orar y cómo

La influencia de la oración es algo que solamente los que han saboreado las bendiciones de la oración podrán explicar.

Santiago dice: “…no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.” (Santiago 4:2). El gran maestro que nos trazó el sendero de la oración también dijo: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.” (Mateo 7:7).

Sí, la oración es la vida de un cristiano; de ahí que no pueden existir cristianos sin tener el hábito de la oración, o podríamos llamarle cristiano de nombre, por cuanto no se comunica con aquel que da y que arregla todas las cosas. Como un deber o como un privilegio, el cristiano debe orar con entera confianza, con una completa seguridad de que el Señor no lo desechará. Cristo dice: “El que a mi viene, no lo echo fuera…”; por eso el apostol Pedro nos aconseja de esta manera: “Echando toda nuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de nosotros.” (1a Pedro 5:7). Al orar debemos tener confianza de ser oídos, al pedir debemos tener seguridad de recibir como dice el apostol Juan: “Esta es la confianza que tenemos en él, que si le demandáremos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.” (1a Juan 5:14). Debemos demandar conforme a su voluntad, para pedir solamente lo que es bueno y útil para nuestra vida. Pablo decía: “Oraré con el Espíritu, más oraré también con entendimiento…” (1a Corintios 14:15).

La influencia de la oración está manifiesta a través de muchos ejemplos de grandes personajes bíblicos que han sabido confiar cuando hacen alguna petición.

Abraham oró sobre el monte y Dios le proveyó de un animal para el sacrificio en lugar de su hijo, Elías oró al estar con los Baales para que Dios consumiera el sacrificio, y Dios lo escuchó inmediatamente. En otra ocasión oró para que no lloviera tres años y seis meses y Dios le oyó, igualmente después oró para que descendiera la lluvia y ésta descendió. David oró estando en la cueva y Dios le dio fortaleza. Salomón oró en el Templo, pidiendo que el santuario fuera lleno con la gloria de Dios, y el Creador le dio una maravillosa contestación. Jeremías oró estando en un calabozo, y estando abatido, recibió el consuelo y fue exaltado.

Cristo oró en el huerto, y nuestro Padre Celestial le envió un ángel para consolarlo y le diera fortaleza. La Iglesia oró por Pedro cuando estaba en la cárcel y Dios inmediatamente contestó maravillosamente; de igual manera, cuando Pablo estuvo preso, los cimientos de la cárcel se simbraron, quedando libres todos los presos y causando la conversión del carcelero y su familia.

¿Qué es lo que hizo todo esto? Indudablemente que la fe, porque “sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6). La fe es la llave para abrir las puertas de la misericordia de Dios; por eso el Señor Jesús decía: “… es necesario orar siempre y no desmayar.” (Lucas 18:1).

El poder de la oración es infinito, y mientras más consagrados estemos en la oración, más conoceremos de su infinita bondad, para darnos conforme a su voluntad. ¿Qué grandes cosas podríamos hacer por medio de la oración? Muchas; pero si carecemos de fe, nos falta la llave principal para abrir la voluntad de Dios a complacernos en nuestras peticiones.

“Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias…” (Filipenses 4: 6,7). Y confirmemos que en verdad influye mucho a nuestro favor el que OREMOS CON FE, que este ejercicio sea constante en nuestras vidas.

YOU MAY ALSO LIKE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *