Si creemos en Dios y en su hijo Jesucristo, sabemos que todo lo que nos han enseñado a través de la Biblia, son mandamientos para nuestra libertad y vida, que cuando los ponemos por obra obtenemos grandes bendiciones. La palabra de Dios es vida y eficaz no son letras muertas que no tengan resultados. Así que Jesucristo es el claro ejemplo de cuando nos ponemos en acción como hijos de Dios.
• "Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos."
Santiago 1:22
 
• "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios."
Juan 1:1-2
 
Así reconocemos a nuestro Señor JESUCRISTO por su palabra y por sus obras.
•  Juan 10:37-38
"Si yo no hago las obras que hace mi Padre, no me crean. Pero si las hago, aunque no me crean a mí, crean en las obras que hago, para que sepan de una vez por todas que el Padre está en mí y que yo estoy en el Padre."
Nuestro Señor JESUCRISTO es el Verbo hecho carne para la Gloria de JEHOVÁ.
 
• "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad."
Juan 1:14
 
AMÉN.